Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Duelo por la muerte del artista de Torredembarra, Antoni Sastre Ribas

Era muy conocido en la población para ser autor de maquetas que reproducen edificios emblemáticos del municipio

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen del artista junto a una de sus maquetas. Cedida

Imagen del artista junto a una de sus maquetas. Cedida

Esta madrugada ha muerto el artista de Torredembarra Antoni Sastre Ribas, muy conocido en la población para ser autor de maquetas que reproducen edificios emblemáticos del municipio como la Iglesia de Clarà, Cal Bofill, la Torre de la Vila, la font de la Plaça y el Molí de Vent.

El año 2009, Antoni Sastre hizo donación de algunas de sus obras al Ayuntamiento de Torredembarra, maquetas que se pueden ver de forma permanente en diferentes puntos del edificio del Castell. En 2018, la Sala Lluís de Icart acogió una nueva exposición del artista. Además de las maquetas emblemáticas de Torredembarra también se  pudieron ver otras miniaturas que reproducen lugares singulares como la Iglesia de San Climent de Taüll, la Iglesia de l'Assumpció de Bossòst o el Monasteri de Ripoll, así como modelos de construcciones propias de la Tàrraco romana, como el Pont del Diable, el Arc de Berà y la Torre dels Escipions.

Otras de las obras que se expusieron, como com La Masieta, La Sínia o La barraca de pedra seca, habían sido creadas sin seguir ningún modelo, fruto de la inspiración del artista. 

El año pasado el propio artista cedió la maqueta de San Climent de Taüll en el Ayuntamiento de la Vall de Boí y está en trámite la entrega de la miniatura del Monasterio de Ripoll al Ayuntamiento de esta localidad. 

Antoni Sastre nació a Tarragona en 1934 y a los nueve años se trasladó a vivir a la Torre. El dibujo y la pintura han sido siempre sus aficiones predilectas, disciplinas que aprendió de forma autodidacta y de las cuales Torredembarra conserva un buen testigo, puesto que sus esgrafiados se pueden admirar en diferentes fachadas de la villa.

El alcalde, Eduard Rovira, y la Corporación Municipal se suman a las muestras de pésame a familiares y amigos.

Temas

Comentarios

Lea También