Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dunas de quita y pon en Calafell

Vecinos y locales rechazan tener frente a sus casas montículos de arena que les tapen la vista del mar
Whatsapp
Una excavadora distribuía en la mañana de ayer la arena rebajando la altura que tenía en la zona.  Foto: JMB

Una excavadora distribuía en la mañana de ayer la arena rebajando la altura que tenía en la zona. Foto: JMB

La sorpresa de los vecinos fue hace unos días al ver cómo en la playa de Segur y junto al puerto, se levantaban montículos de arena de más de dos metros. De la noche a la mañana desde las terrazas de bares y restaurantes dejaron de ver el mar.

«Creíamos que era porque iban a limpiar la arena», explican los vecinos. Pero cuando supieron que la actuación era para recrear en la zona un ecosistema de dunas y lagunas se opusieron y amenazaron con movilizaciones.

Vecinos y propietarios de terrazas clamaron contra un proyecto que según la web del Ayuntamiento contempla «construir dunas de hasta 2 metros de altura y esperar que los procesos de compactación y deshidratación favorezcan la formación de una morfología dunar más natural».

 

Apilados

En un primer momento se apilaron en la playa elevados montículos de arena y a pesar de que el Ayuntamiento asegura que no ha modificado el proyecto, ayer las máquinas dejaban la playa prácticamente lisa frente a la zona donde han habido más quejas y donde también se proyectaban dunas.

Los vecinos habían iniciado una recogida de firmas. Llevaban más de 200 y preparaban protestas si el Ayuntamiento no retiraba los montículos de arena frente a sus casas y negocios. Dicen que «no queremos ni medio metro de altura de la arena. Además de tapar la vista del mar, generaría un problema de seguridad por las noches».

 

Un escondite

Los propietarios de bares y restaurantes consideran que la barrera de arena permitiría en su parte posterior un resguardo para practicar botellones, o cualquier tipo de actividad que buscase discreción ya que no sería visible desde el paseo marítimo. «Incluso para ladrones que se escondiesen para robar en las tiendas del paseo».

De momento ayer una excavadora aplanaba la zona y el mar volvía a ser algo más visible desde las terrazas. Ahora los grandes montículos de arena se acumulan en la zona más próxima a uno de los diques del puerto de Segur de Calafell. Sin embargo vecinos con viviendas en primera línea de mar en esta zona también rechazan la actuación. El concejal de Medio Ambiente, José Antonio Jiménez (CiU) descarta que se haya dado marcha atrás en el proyecto y explica que «se acumuló la arena para que se secase. Después se ha distribuido. Ese era el objetivo». Así, teóricamente los montículos que ahora hay junto al dique deberían distribuirse por todo el área que pretende naturalizarse, pero los vecinos no ven espacio.

«En proyectos anteriores el viento ha sido finalmente el elemento que ha dado un perfil de equilibrio adecuado a las dunas», explica la web del Ayuntamiento. También descarta afectación por olas «en la medida que este proceso no ha pasado anteriormente».

 

¿Y mosquitos?

No sólo las dunas levantan rechazo. El proyecto también contempla crear dos lagunas con agua procedente de las capas freáticas que los vecinos temen que acaben siendo un criadero de mosquitos.

El Consistorio señala que el insecto ya es habitual en la zona y que al tratarse de agua salada no es la que buscan para sus puestas el mosquito tigre.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También