Educació autoriza a un niño de 8 años de Cambrils a asistir sin mascarilla a clase

Thiago estuvo siguiendo el curso desde casa hasta el mes de noviembre, cuando se aceptó que volviera al aula. La familia tuvo que arreglárselas las primeras semanas para estar con él

Jordi Cabré

Whatsapp
El pequeño se quedó en casa en los primeros compases de curso esperando la autorización. FOTO: CEDIDA

El pequeño se quedó en casa en los primeros compases de curso esperando la autorización. FOTO: CEDIDA

Todo empezó a finales del curso pasado. Thiago terminaba el tercer curso de Primaria y su forma de ser se iba oscureciendo día tras día. «Había menos sonrisas, más tristeza, enfados prolongados y dolores de cabeza que no sabíamos de donde venían», explica su madre Grettel. El pequeño que siempre se iba a la escuela alegre, ahora se negaba a acudir a clase con sus amigos. ¿Qué había provocado este cambio radical en su forma de ser?

Llegaron las vacaciones de verano y Thiago volvió a sonreír más a menudo y su carácter recuperó la jovialidad de antaño. Aquel cambio de humor negativo coincidía siempre cuando llevaba una mascarilla durante mucho rato y tras observar que el patrón se repetía cada vez que el pequeño se veía obligado a mantener la mascarilla por razones de salud, los padres empezaron a atar cabos y a señalar el uso de la tela delante de la boca y de la nariz como la razón del problema del pequeño de 8 años (cumple 9 esta próxima semana).

El actual curso empezó en septiembre y Thiago acudió de nuevo a su escuela de Cambrils con la mascarilla obligatoria. No tardó en volver a sentirse extraño, a no querer ir al ‘cole’, a tener dolor de cabeza demasiado a menudo. «Aquello no era normal y decidimos llevarlo al pediatra para conocer qué tendría el pequeño», explica la madre.

En el plazo de una semana, Thiago estuvo dos veces el Hospital Lleuger Antoni de Gimbernat de Cambrils. Lo atendieron y vieron que no tenía nada fuera de lo común. La madre explicó a los médicos cuándo se quejaba el niño del dolor de cabeza y preguntó si podía tener una relación con el uso prolongado de la mascarilla. Los médicos dieron credibilidad a esta causa y efecto, y en los informes remarcaron que el cuadro de cefaleas (dolores de cabeza) unidos a un cambio de carácter podrían ser motivados por el uso de la mascarilla.

La escuela, prudente

La familia habló con el profesor de Thiago y con la dirección. Les entregó copias de los informes y solicitó que pudiera ir Thiago a clase sin mascarilla. La escuela contestó a la familia con un documento oficial el 21 de septiembre argumentando que la obligatoriedad de la mascarilla empezaba a los seis años y que si no recibían una autorización especial, Thiago no podía saltarse la norma impuesta por el Departament d’Educació para prevenir la Covid en las aulas.

El caso de Thiago llegó a los Serveis Territorials de Educació y se estudió en la comisión mixta (con el Departament de Salut) que se ha creado a raíz de la pandemia. Mientras el caso se analizaba para buscar la mejor solución, el menor estuvo siguiendo el ritmo de las clases de cuarto de Primaria desde su casa. Sus padres y sus hermanas cambiaron los hábitos e incluso los turnos laborales para poder estar con él, ya que no podía quedarse solo. Incluso se gastaron vacaciones para que Thiago siguiera las clases cada día desde el ordenador. La situación de las primeras semanas fue prolongándose durante el mes de octubre y la familia empezó a tener problemas para la conciliación familiar y el trabajo, admite la madre del pequeño.

La resolución del caso llegó en noviembre. La comisión mixta de Educació y Salut en los Serveis Territorials de Tarragona aceptó que el pequeño Thiago pudiera volver al colegio sin mascarilla y el menor volvió a los pocos días a su centro educativo y compartió aula con sus compañeros.

Además de lograr una mejora anímica y de la desaparición de las migrañas, la familia también se alegraba de la decisión final porque en la familia del padre de Thiago existen antecedentes médicos de graves problemas de cefaleas incluso algunas de ellas con un triste final.

Temas

Comentarios

Lea También