El 38% de los ciudadanos de Salou han nacido fuera de España

De los 27.476 censados en 2019, 10.426 son extranjeros. La comunidad senegalesa continúa siendo la más numerosa

Eduard Castaño

Whatsapp
Parte de la comunidad senegalesa de Salou, siguiendo un partido de fútbol de su selección por televisión.

Parte de la comunidad senegalesa de Salou, siguiendo un partido de fútbol de su selección por televisión.

El Institut d’Estadística de Catalunya (Idescat) publicaba hace unos días las previsiones de crecimiento en términos relativos para los municipios catalanes con más de 5.000 habitantes en el periodo comprendido entre 2018 y 2033. Las cifras ofrecidas son espectaculares para Salou, que pasaría de los 27.476 habitantes con que cerró 2019 a los más de 34.000 en 2033.

Buena parte de ese futuro incremento cabría buscarlos, según algunos analistas, en la llegada de nueva población inmigrante extranjera. En este apartado, los datos que arrojan las últimas cifras hacen referencia al cierre de 2019.

La capital de la Costa Daurada tenía censada el año pasado una población de 10.426 personas nacidas fuera de España, lo que supone el 37,95% de su censo. Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) procedentes del padrón municipal, el 11,93% (3.278) de los habitantes  en el municipio han nacido en la localidad; el 50,12% han emigrado a Salou desde diferentes lugares de España; el 20,69% (5.684) desde otros municipios de la provincia de Tarragona; el 8,49% (2.334), desde otras provincias de Catalunya; y el 20,94% (5.754), desde otras comunidades autónomas.

Aunque Salou no es Rojales, localidad alicantina con cerca del 70 % de las 16.560 personas empadronadas que son extranjeras, ni Castelló d’Empúries, con un 44,56% de sus habitantes nacidos fuera de España, sigue manteniendo unos altos índices poblacionales de procedencia foránea.

126 nacionalidades
Por decirlo de alguna manera, Salou se ha convertido, con vecinos de 126 nacionalidades distintas y un apátrida, en una pequeña representación de la ONU en la Costa Daurada y en un ejemplo integrador.

El país extranjero con mayor presencia en Salou es Senegal, con 966 empadronados, cifra sustancialmente inferior a la de hace casi una década. Entonces había 1.607 nacidos en el país africano y representaban el 6% de la población total. Ahora los 966 senegaleses censados sólo representan el 3,5%. Un caso curioso es el ‘boom’ de los ciudadanos rusos, que del 1,617% de 2010, ha pasado casi a doblarse (el 2,96%), situándose en la segunda comunidad foránea más numerosa.

En ese mismo ranking se ha situada tercera la comunidad dominicana, con 716 censados y el 2,6% de la población total. A este  podio le siguen los ciudadanos argentinos (702, el 2,55%); los marroquíes (618, el 2,24%) y rumanos (598, el 2,17%).

En esa comparativa al último decenio, han perdido fuelle otras procedencias que habían llegado a tener un gran peso entre la ciudadanía salouense. Por ejemplo, la cantidad de británicos ha bajado de 710 a 286, o lo que es lo mismo, del 2,59% al 1,04%. También ha descendido la cifra de italianos, cuya población era de 531 en 2010 a los 115 a día de hoy. En porcentajes, evidente descenso del 1,9% al 0,41%.

Reparto por sexos y continentes
En cuanto a sexos en cuanto a ciudadanos nacidos fuera de España, según las cifras extraídas del INE, de los 3.7781 extranjeros  nacidos en Europa, 1.635 son hombres y 2.146 mujeres. De los 3472 llegados de América, 1.606 son hombres y 1.866, mujeres. En el caso de África, con 1.776 residentes, 1.268 son hombres y 508, mujeres. En cuanto a Asia, con 1.390 habitantes, 973 hombres y 417 mujeres. Finalmente, el continente menos presente en la capital de la Costa Daurada es Oceanía, con tan sólo 7 habitantes (6 hombres y 1 mujer).

En cuanto a los barrios de residencia, existe una cierta división en cuanto a la procedencia de los inmigrantes. La regla no se cumple siempre pero refleja ciertos patrones. Así, en Carles Buigas y alrededores predominan los asiáticos. En la calle Barcelona y colindantes, los africanos. En urbanizaciones como el Cap o el Mirador, europeos, principalmente y en la calle del Nord, sudamericanos.

Ejemplo de convivencia
Precisamente, Damián Umbert Llamas es el actual presidente del Casal Argentino de Salou. Umbert recuerda sus inicios y los de la entidad que representa en la capital de la Costa Daurada: «en nuestro comienzo como asociación fuimos con mucho entusiasmo brindándole a la sociedad de Salou una entidad integradora abierta para todos, ya que solo en esa época funcionaban los senegaleses como única entidad de inmigrantes». Señala que «desde esa época realizamos eventos reivindicativos históricos, apoyamos a la solidaridad, somos defensores de los derechos humanos, activistas sociales de ONG de la Costa Dorada o hacemos encuentros argentinos, donde damos a conocer nuestra cultura mediante la gastronomía como es nuestro plato típico: el asado». También participan en diferentes eventos deportivos.

También entre el colectivo senegalés existe una satisfacción general. Algunos de sus integrantes reconocen que «a raíz de los incidentes ocurridos en agosto de 2015, la convivencia pereció quedar tocada». Sin embargo, algunos creen que «poco a poco se ha ido recuperando el clima de convivencia anterior a esos hechos». Los senegaleses aseguran que la convivencia ha presidido durante años la relación entre su colectivo y los vecinos de Salou y confían en que se afiance ese clima que califican de «modélico».

Evidentemente, otro colectivo importante es el de los europeos que residen en Salou todo el año, muchos de los cuales son británicos, que sin embargo han dejado paso en cifras a otras comunidades, como el caso de la rumana o de la búlgara.
 

Temas

Comentarios

Lea También