Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 52% de los delitos que se cometen en Salou y Vila-seca son hurtos

La comisaría móvil de los Mossos va a diario a los hoteles y a las agencias para facilitar los trámites de las denuncias

Jordi Cabré

Whatsapp
Un turista irlandés alojado en el hotel Molinos Park. De esta forma no debe desplazarse a la comisaría para denunciar un hurto. Foto: A. Mariné

Un turista irlandés alojado en el hotel Molinos Park. De esta forma no debe desplazarse a la comisaría para denunciar un hurto. Foto: A. Mariné

Los hurtos, tal y como reflejan los datos que se analizan en las juntas locales de seguridad, son el delito más extendido en Salou y Vila-seca. En verano el repunte es proporcional al incremento de turismo y en invierno baja la intensidad, pero no desaparece.

Las cifras de hurtos de ambas ciudades son datos celosamente protegidos. Lo único que sí se puede explicar es que más de la mitad de los delitos de ambas ciudades, el 52% para ser concretos, son hurtos.

El subinspector Eduard Blanch resalta un dato positivo para la Costa Daurada: a partir del despliegue de los Mossos en la provincia, en noviembre de 2008, el descenso de hurtos ha sido significativo.

José Martínez (administrador de fincas colegiado) ha denunciado el robo de objetos de la comunidad que gestiona en Salou.Foto: A. Mariné

«Si contabilizamos los veranos en los que ya estábamos en el territorio, de 2009 a 2016, el último con cifras, Mossos tiene contabilizado un descenso del 42,09% de hurtos gracias a la presión policial, a las campañas de prevención y a la detección y denuncia de los casos».

Las cifras que llevan a estos porcentajes son cada vez más precisas. Mossos ha activado desde hace años un ‘servicio a domicilio’ para recoger denuncias en hoteles o en administradores de fincas. Ambos ayudan a sus clientes a presentar la denuncia por Internet y los agentes destinados las imprimen y se citan con las víctimas para que las firmen y terminar de aclarar si hay algo impreciso. «De esta forma, el turista puede aprovechar sus días de vacaciones y denunciar el delito para que conste y se pueda intentar recuperar lo robado», explican los agentes destinados.

Al igual que en los hoteles –hay unos 70 entre Salou, Vila-seca y La Pineda–, hay hurtos en apartamentos que gestionan las administraciones de fincas. En este caso no son los recepcionistas los que ‘ayudan’ al turista a denunciar y a rellenar el formulario, sino que es el propio administrador quien gestiona este trámite. «Además está el 112 con sus intérpretes para recoger denuncias», apunta Eduard Blanch.

Esperanza con la ley

El Código Penal vigente considera que el hurto es un delito y no una falta. Este cambio de percepción legislativa debe imponer mayor castigo a los delincuentes, aunque los resultados del cambio tardarán todavía un tiempo en llegar. La nueva legislación, vigente desde 2015, permite que los casos denunciados terminen en penas de cárcel (de 1 a 3 años) y que la reincidencia de estos ladrones pueda llevarles a terminar encerrados en un calabozo.

Comentarios

Lea También