Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Salou debe pagar 260.000 euros al Club Nàutic

Son los gastos de la redacción del proyecto de ampliación del puerto que nunca se llevó a cabo. Una sentencia judicial así lo dicta.

I.Alcalá-J.Cabré

Whatsapp
El proyecto de ampliación del Nàutic nunca se llevó a cabo.

El proyecto de ampliación del Nàutic nunca se llevó a cabo.

El Ayuntamiento de Salou recibió el pasado 19 de octubre un nuevo revés judicial. En esta ocasión, las arcas municipales deberán desembolsar 261.953,48 euros y entregarlos al Club Nàutic de la ciudad. Este dinero equivale a “los gastos de redacción del instrumento de planeamiento y proyectos técnicos con motivo de la reforma y mejora del puerto deportivo”. 

La sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (sección quinta) ha desestimado el recurso de apelación que en su día interpuso el consistorio de la capital de la Costa Daurada contra la sentencia desfavorable del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Tarragona de 23 de julio de 2012.

Hace cinco años, el tribunal tarraconense ya dio la razón al Club Nàutic y falló a su favor para que el consistorio asumiera estos gastos. Pero el Ayuntamiento consideró que el fallo no era justo y apeló al TSJC, que ahora ha suscrito la sentencia anterior.

El Ayuntamiento de Salou puede todavía acudir al Tribunal Supremo con un recurso de casación, aunque todo apunta a que el Ayuntamiento dará carpetazo al asunto y abonará el dinero demandado.

El presidente del Club Nàutic, Jaume Vicheto, asegura que ya hace un año que conocían la sentencia, pero que el consistorio les pidió que suspendieran un año su ejecución y que ellos accedieron. «Ha sido el juez quien ha actuado de oficio ahora. Nosotros ya hemos hecho un comunicado al Ayuntamiento expresando nuestra intención de actuar de buena voluntad para resolver el asunto de la forma más amistosa», afirma.

Una ilusión truncada

El origen de este contencioso y su apelación nace en marzo de 2007, cuando el Ayuntamiento de Salou y la junta directiva del Club Nàutic de entonces firmaron un convenio en el que manifestaban la voluntad de encargar a técnicos externos la elaboración “de un proyecto de mejoras del puerto de Salou” para poder proceder seguidamente a su ejecución.

La remodelación del Nàutic  tenía una inversión cercana a los 10 millones de euros, 268 amarres y lo más importante: reubicar la bocana mar adentro y solucionar de una vez por todas la acumulación de arena.

El Nàutic solicitó un crédito de 41.270,84 euros y encargó el proyecto a una empresa externa. Dentro del convenio firmado en marzo de 2007 se remarcaba que si esta reforma del Nàutic no se ejecutaba por la razón que fuera, los gastos de los trabajos los asumía el Ayuntamiento.

El proyecto se entregó en junio de 2008, pero rápidamente se encontró con las trabas de que no se ajustaba ni al planeamiento de la ciudad ni a la Llei de Ports. Quedó en un cajón hasta que el Nàutic decidió que el Ayuntamiento debía asumir su compromiso y saldar la deuda del proyecto redactado.

Previamente, el Ayuntamiento se negó a pagar alegando que no se habían cumplido las cláusulas del convenio. Así empezó el litigio que ha terminado este octubre.

El Nàutic reclamó 303.224,32 euros (el crédito inicial y los gastos de los trabajos). La sentencia del Contencioso-Administrativo de Tarragona falló que los 41.270, 84 euros quedaban desestimados, puesto que en el convenio no se obligaba a pagar en caso de pedirse un crédito inicial.

Después de todos estos años, el proyecto de ampliación del puerto no está en los planes ni del Ayuntamiento ni del propio Club Nàutic. «Todos los estudios que tenemos alertan de que una ampliación del puerto deportivo perjudicaría a las playas», defiende el alcalde de Salou, Pere Granados.

Por su parte, el presidente del Club Nàutic reconoce que es inviable, tanto el proyecto inicial que tumbaron en 2008 como una propuesta a la baja que se hizo justo antes de su entrada en la junta directiva, en 2015. «No existe una demanda que justifique una ampliación de 20 amarres por un coste de 6 millones de euros», argumenta.

Temas

Comentarios

Lea También