Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Baix Penedès pide que se detalle el coste social que paga por la C-32

La autopista es una barrera para la llegada de empresas y de turistas para visitar la zona

José M. Baselga

Whatsapp
El conseller Rull con las presidentas comarcales del Baix Penedès y el Garraf.

El conseller Rull con las presidentas comarcales del Baix Penedès y el Garraf.

El Baix Penedès espera tener el estudio del impacto que los peajes de la C-32 suponen para la economía de la comarca. Por lo que representa de barrera para la llegada de empresas y turismo y por el coste para los vecinos en su movilidad diaria.

El conseller de Territori Josep Rull y el Secretari de Mobilitat de la Generalitat Ricard Font, participaron en la reunión sobre la movilidad en el Penedès Marítim, desde El Vendrell a Vilanova, y especialmente el impacto de la C-32, una de las más caras de Catalunya.

Gratuidad difícil
Sin embargo no se aportó nada nuevo aunque todo indica que la gratuidad que reclaman los municipios del Penedès Marítim, asociaciones empresariales y colectivos ciudadanos parece descartada.

Rull explicó que sólo Finlandia y Estonia tienen autopistas gratis y que las infraestructuras deben pagarse. La Generalitat mostró su apuesta por la viñeta, un sistema mediante el que todos los vehículos pagan una cantidad  al año para poder circular por  todas las vías y que lo recaudado se destinaría al mantenimiento de las infraestructuras.

La viñeta
La viñeta, según cálculos de la  Generalitat, costaría entre 40 y 100 euros al año para coches y también habría para motos y camiones. Permitiría recaudar unos 1.100 millones de euros. Considera el conseller que el previsible aumento de tráfico en las autopistas no las saturaría ya que tienen capacidad suficiente y no es necesario desdoblarlas.

Las presidentas comarcales  del Baix Penedès, Eva Serramià y del Garraf, Glòria Garcia, aceptan que las infraestructuras deben pagarse, pero destacaron la presión que sufren los vecinos.

El estudio del impacto debe determinar si la C-32 es hoy una barrera a las inversiones, después de que tras su inauguración ayudó al crecimiento urbano del Garraf y del Baix Penedès.

Una barrera
Pero ahora es una traba,  señala la presidenta del Consell Comarcal del Baix Penedès. «Hay turistas y visitantes que no llegan a la zona por no pagar ese peaje», que es de 20 euros (ida y vuelta).

 El peaje es así una barrera para el desarrollo de la comarca que lidera la tasa de desempleo en Catalunya y está entre las comarcas de urgente necesidad de reactivación, según la Generalitat. El estudio lo pagará la Diputació de Barcelona y se ha logrado que analice también el tramo tarraconense de la C-32.

Temas

Comentarios

Lea También