Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Baix Penedès ya se atreve a cortar la C-32 por sus caros peajes

Hasta ahora los cortes eran en la carretera C-31, pero también para reclamar que se eliminen las barreras de la vía de pago. Los vecinos anuncian que endurecerán las protestas

José M. Baselga

Whatsapp
El corte se hizo en las rotondas que regulan los accesos a la autopista y a la carretera.  Foto: JMB

El corte se hizo en las rotondas que regulan los accesos a la autopista y a la carretera. Foto: JMB

Vecinos de Calafell y Cunit cortaron ayer los principales accesos a la autopista C-32 en ambas localidades. Los cortes fueron en las rotondas que también ordenan la circulación en la C-31, por lo que la movilización afectó a un gran número de conductores y provocó largas retenciones.

Era la tercera vez que vecinos y representantes políticos de ambos ayuntamientos, a los que se sumó el de Cubelles, salían a la calle para cortar la carretera, pero por primera ocasión se buscó afectar directamente a la autopista C-32, que es el motivo de las quejas en la zona.

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, destacó el agravio que los peajes de la C-32 suponen para el Baix Penedès ya que afecta, además de a la movilidad de los vecinos, a su impulso turístico y comercial frente a otras zonas como el Garraf donde la misma autopista entre Vilanova i la Geltrú y Sitges es gratuita.

«La Generalitat ni siquiera nos dice lo que costaría liberalizar los peajes en el Baix Penedès para estudiar cómo podría afrontarse», señaló Ferré, por lo que advirtió que las movilizaciones se incrementarán.


Ronda litoral
La coordinadora de Calafell, que agrupa a entidades, partidos políticos y vecinos a título particular, reclama eliminar los peajes entre El Vendrell y Cubelles de manera que la C-32 sea una ronda litoral gratuita. Ese trayecto supone ahora unos 3 euros.

La alternativa gratuita es una saturada C-31 que además atraviesa por núcleos de población como Segur de Calafell, Cunit y Cubelles, por lo que es prácticamente una calle con números cruces y pasos de cebra.

El corte de ayer, que tenía dos puntos en Cunit y en Calafell, se alargó durante una hora. Los manifestantes esperan ahora una respuesta de la Generalitat, titular de la autopista C-32, sobre las peticiones de eliminar los peajes. La protesta también recordó el elevado precio (unos 6 euros) que tienen las barreras de los túneles del Garraf y que permiten evitar la carretera de las costas.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También