Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CAT construye una nueva tubería para garantizar el suministro de agua de L'Hospitalet de l'Infant

El Consorci d´Aigües de Tarragona invierte 4 millones de euros en instalar una nueva cañería alternativa en el Coll de Balaguer para permitir actuar contra la corrosión en la actual
Whatsapp
La tubería actual, ya deteriorada con el paso de los años, seguirá siendo la principal. La nueva servirá de \'by pass\' Foto: Alfredo González

La tubería actual, ya deteriorada con el paso de los años, seguirá siendo la principal. La nueva servirá de \'by pass\' Foto: Alfredo González

El Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT) invierte unos cuatro millones de euros en la construcción de una variante de la tubería del minitrasvase del Ebre, a su paso por el Coll de Balaguer. La actuación consiste en el desdoblamiento de la cañería principal, que tiene casi un kilómetro de longitud y está en servicio desde 1989.

Según señala el CAT, es una actuación clave para garantizar el suministro de agua a los miembros del Consorci en caso de que se produzca una avería grave dentro del túnel. «No hay una tubería alternativa. Además, reparar el túnel podría dejar sin suministro a los abonados. Es un punto crítico porque su reparación sería muy difícil», apunta Josep Xavier Pujol, director de infraestructuras del CAT. Y es que las condiciones de accesibilidad y espacio dentro de un túnel son complejas, y el ente gestor del trasvase solo dispone de una capacidad para garantizar el abastecimiento al Camp de Tarragona de entre 24 y 48 horas en caso de que se produzca un corte en el suministro.

Con esta actuación, que cuenta con una inversión de 3,8 millones, se podrán realizar los trabajos de mantenimiento sin verse afectado el suministro. La previsión es que los trabajos, que empezaron en 2014, acaben después del verano.

Después de 27 años de servicio, la cañería de hormigón que transporta el agua del Ebre hasta el Camp de Tarragona sufre problemas de corrosión que requieren de esta actuación preventiva por parte del CAT para alargar su vida útil. Se trata de un fenómeno ya conocido y habitual en estos casos que, según apuntan los técnicos, se produce por la propia naturaleza del tubo y el contacto con el aire: la carbonatación del hormigón. Un proceso por el cual el material ve modificado su PH hacia valores más alcalinos, induciendo la dilatación del metal en el interior de la cañería y favoreciendo su corrosión..

Si bien el CAT revisa el estado de los 400 kilómetros de red para detectar este fenómeno y actúa aplicando tratamientos preventivos -inhibidores de la corrosión y pinturas anticarbonatación-, la preocupación se focaliza en el considerado como el punto más crítico de la red.

La construcción de la nueva variante, de un kilómetro fue adjudicada el pasado verano a la compañía Acciona. «Es un tubo para dar seguridad de abasto a todos los consorciados de Tarragona», declara Pujol. «Ante cualquier deterioro de la infraestructura de hormigón, que lleva 27 años en servicio, por patologías como la corrosión por carbonatación, tenemos asegurado el abastecimiento al 100%», subraya Pujol. Esto significa que la nueva variante actuará siempre como by pass alternativo.

Para ejecutar la obra el CAT estudió tres alternativas: que la nueva variante pasara por el túnel de la actual vía del tren, por un túnel o por una zanja excavada en la superficie. Finalmente, y según apuntaron ayer los técnicos, optaron por la última opción, al ser también la más económica.

El proyecto, que supone instalar una nueva cañería de 1.400 milímetros de diámetro -fabricada con acero en Turquía- entre la boca sur del actual túnel y la estación de bombeo existente en la vertiente norte del Coll de Balaguer, contempla también la construcción, junto a la carretera N-340, un depósito de 5.000 metros cúbicos en superficie para regular las presiones.

Además, fruto de un acuerdo con el Ayuntamiento de Vandellòs i L’Hospitalet de l’Infant, se aprovecharán los trabajos del CAT para habilitar el acceso a unos bunkers de la Guerra Civil que se ha descubierto durante la actuación. El objetivo es recuperar el espacio -que está en proceso de catalogación- y abrirlo a visitas de la ciudadanía, en el marco de la recuperación del patrimonio de la memoria histórica. El refugio está ubicado junto al nuevo depósito. Las tareas de restauración previstas alargarán la intervención, probablemente, hasta final de año.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También