Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Celler Noucentista de Vila-seca se convertirá en un reclamo turístico y cultural

El Ayuntamiento ha abierto el concurso para adjudicar las obras de restauración del edificio centenario. Los fondos Feder le otorgaron una partida de dos millones de euros

Mònica Just

Whatsapp
Imagen del emblemático edificio que será rehabilitado para ponerlo en valor como joya del patrimonio y de la historia local. FOTO: Alba Mariné

Imagen del emblemático edificio que será rehabilitado para ponerlo en valor como joya del patrimonio y de la historia local. FOTO: Alba Mariné

El Celler Noucentista es una de las grandes joyas de Vila-seca. Está catalogado como Bé Cultural d’Interès Local (BCIL) y tiene a sus espaldas casi un siglo de historia. Ahora, este emblemático edificio proyectado en 1919 por Pere Domènech Roura, hijo de Lluís Domènech i Montaner –y, como su padre, arquitecto– ha iniciado la aventura para convertirse en epicentro de la actividad turística y cultural del municipio. Será rehabilitado, puesto en valor y museizado con la voluntad de ganar centralidad.

La rehabilitación del Celler es un proyecto que el Ayuntamiento de Vila-seca tenía en mente desde hacía tiempo. Quiere convertirlo en un potente espacio cultural que incluya también un museo de historia local. Y el momento ideal para materializarlo llegó precisamente con la inyección económica de dos millones de euros de los fondos europeos Feder. Fue el empujón definitivo.

El momento para materializar esta inversión llegó con la inyección económica de dos millones de euros de los fondos europeos Feder

«Esta inversión es un reto, y muy importante para el Ayuntamiento. Supondrá un proyecto de territorio con un gran componente turístico y cultural que culminará con la museización y la innovación tecnológica», señala el concejal de Cultura, Pere Segura, quien recuerda que se presentaron a la convocatoria de los Feder con unas buenas sensaciones que se tradujeron en unos mejores resultados. Lograron el máximo posible, recuerda. «Una gran noticia» Y añade: «Es uno de los edificios más emblemáticos para nosotros. Como el castillo. Por su arquitectura. Por su significado. Es nuestra pequeña catedral del vi», añade Segura. La histórica bodega tiene una superficie de 3.150 metros cuadrados y es propiedad municipal desde 2014.

«Para nosotros es un proyecto caudal que afianzará la posición de Vila-seca en el territorio, con la voluntad de situarse al frente de la cultura y el turismo, en base a unos ejes caudales como por ejemplo la sostenibilidad», señala el concejal.

La histórica bodega fue proyectada por Pere Domènech Roura, hijo del célebre arquitecto Lluís Domènech y Montaner. Es propiedad municipal desde 2014

El hecho de que la aportación de los fondos Feder sea de dos millones de euros ya deja entrever la envergadura del proyecto. Una inversión que, en total, podría acercarse a los cinco millones de euros, según señala el proyecto inicial. Aun así, el coste definitivo se irá concretando a medida que avancen los trámites. 

A falta de ver cómo avanza el proyecto, la intención es que en 2020 ya esté finalizado –teniendo en cuenta que la subvención abarca precisamente el periodo 2017- 2020 .

Abierta la licitación

Hace unas semanas el Ayuntamiento sacó a licitación la redacción del proyecto básico y ejecutivo de la bodega, con un presupuesto que supera el medio millón de euros. La semana que viene se abre el segundo sobre (el técnico) y el próximo paso consistirá en que un comité de expertos haga un informe de valoración de las propuestas técnicas presentadas por los licitadores, según recuerdan fuentes municipales. A principios de marzo se abrirá la nueva fase, que permitirá decidir sobre el proceso final. Si todo va según lo previsto, la adjudicación final podría producirse entre finales de abril y principios de mayo.

Los trabajos para poner en valor el Celler Noucentista también se enmarcan en el paquete de acciones que arrancaron hace décadas con el fin de transformar y diversificar el modelo turístico del municipio. Dar valor a sus bienes patrimoniales. Y es que se alza junto al Castell, que ya restauró también el Ayuntamiento, con la previsión de transformar todo el conjunto patrimonial en un parque sociocultural.

Temas

Comentarios

Lea También