Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Govern se centra en planificar las 101 hectáreas junto a la autovía C-31

Los complejos turísticos integrados de BCN World están previstos en este espacio, conocido como 'la banana'
Whatsapp
La comisión de seguimiento volvió a reunirse en la sede del CRT de Salou y Vila-seca. Foto: Alba Mariné

La comisión de seguimiento volvió a reunirse en la sede del CRT de Salou y Vila-seca. Foto: Alba Mariné

Pasada la tormenta de la renuncia de Veremonte a comprar los terrenos donde está previsto BCN World, la Generalitat trata a toda costa de transmitir calma y tranquilidad tras pactar una opción de comprar con La Caixa. Como si no hubiera sucedido nada. En su nuevo papel de gestor de la superficie donde, en principio, irán los resorts del macrocomplejo, sus diferentes interlocutores mantienen un mismo discurso: «El proyecto sigue adelante».

Ayer lo volvió a decir el presidente del Institut Català del Sòl (Incàsol), Damià Calvet, sobre quien ha recaído la responsabilidad de mediar con los operadores interesados en invertir en el futuro complejo de turismo y ocio –asegura que ya ha mantenido contactos–. Afirmó que la decisión de Veremonte «no cambia nuestros planes. Seguimos trabajando según el calendario previsto. Eso demuestra que no estamos preparando un plan a medida para BCN World, sino que se trata de un planteamiento genérico».

Tras la reunión de seguimiento de la redacción del plan director urbanístico (PDU) del CRT de Salou y Vila-seca, incidió en que el Govern «se está centrando en las 101 hectáreas situadas por encima de la autovía C-31». En ese espacio, conocido como la banana, están previstos los complejos turísticos integrados. El resto del ámbito del CRT –alrededor de 700 hectáreas más– también estará sujeto al PDU.

El director del Incàsol, insistió en que la aprobación inicial del PDU estará en enero y la definitiva, en julio . «Inmediatamente después se abrirá la segunda fase del concurso público, que seresolverá en tres o cuatro meses. Queremos que pasen cosas lo más rápido posible para que la construcción de los resorts pueda comenzar a finales de 2015». Los cuatro operadores precalificados para gestionarlos –Melco, Veremonte, Hard Rock y Grup Peralada– deberán presentar sus propuestas concretas para pasar este último corte y obtener las licebncias de casino y edificación. La Generalitat les exigirá entonces que adquieran los terrenos, valorados en su totalidad en 110 millones de euros.

En cuanto a la posibilidad de que dentro del macrocomplejo haya viviendas –como contemplaba Melco–, Calvet lo negó tajantemente: «No consideramos esa posibilidad». Eso sí, señaló que hay terrenos del CRT fuera de la banana donde el plan seguirá permitiendo que haya un uso residencial.

Calvet no quiso entrar en los motivos que han llevado a Veremonte a desechar su opción de compra: «¿Falta de liquidez? Eso lo deberían decir ellos». El conseller de Territori, Santi Vila, sí insinuó el lunes esa hipótesis: «Tiene que ver con la capacidad o no de movilizar suficientes recursos para hacer efectiva su opción de compra». Aunque luego matizó que no conocía la «lógica empresarial» que guiaba las actuaciones de Veremonte.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También