Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mas Miró de Mont-roig renace como un proyecto local con vocación universal

Joan Miró y Mont-roig tenían un idilio y el proyecto de museización de la masía busca ponerlo en valor. Quizás va algo tarde. Pero es una oportunidad

Mònica Just

Whatsapp
El Mas Miró, frente a una reproducción de ‘La masia’.  FOTO: A. González / DT

El Mas Miró, frente a una reproducción de ‘La masia’. FOTO: A. González / DT

Miró lo tenía claro. «Toda mi obra está concebida en Mont-roig», decía. El artista se forjó en este rincón del Baix Camp. En la masía. El pueblo. La ermita. El paisaje. Nunca escondió su idilio con el lugar que le inspiró.

Pero, pese a que Joan Miró echó a volar y se consolidó como un artista universal, la puesta en valor de su relación con Mont-roig  era una asignatura pendiente. La masía permanecía allí, donde siempre, viendo pasar el tiempo. Casi en el anonimato. Y ahora, aunque vaya algo tarde, las cosas se pondrán en su sitio con el proyecto de apertura al público –aunque parcial– del Mas Miró y su entorno. Y con ello, del conjunto paisajístico de Mont-roig.

El espacio abrirá parcialmente al público el día 20 de abril, coincidiendo con el 125 aniversario del nacimiento del artista

Falta apenas un mes para que Mont-roig y Miró inicien este nuevo camino. Será el 20 de abril, coincidiendo con el 125 aniversario del nacimiento del artista. Será como hacer las paces. No es que estuvieran reñidos. Pero ha habido contratiempos. Retrasos. Discrepancias. Problemas económicos. Falta de recursos. Y la historia de este artista y su cuna ha sufrido las consecuencias. En cierto modo podría considerarse que su relación, aunque sea muchos años después, vuelve a su buen cauce. Porque el proyecto va más allá de la apertura al público de una masía como casa- museo. Gira alrededor del idilio de un territorio y un artista.

Elena Juncosa, directora del proyecto de rehabilitación y museización del Mas Miró, insiste en que todo va mucho más allá de la masía. Y que para convertirlo en algo universal debe nacer fuerte desde el ámbito local. «Los iconos son la casa y el taller. Pero la fuerza de la obra de Miró viene del paisaje», dice.

La idea ya despierta expectación. Sobre todo entre expertos o prensa especializada

No se trata solo de la apertura al público de la masía. «Es el proyecto del Mas Miró y el paisaje emocional», remarca. Nace como algo estrictamente local. Como una puesta en valor de los paisajes de Mont-roig que enamoraron al pintor. «Nos basamos en el discurso mironiano. Y que sea un proyecto de territorio supone el primer paso para que sea universal», insiste Juncosa.

La idea ya despierta expectación. Mucha. Sobre todo en ámbitos especializados. Revistas, expertos o prensa especializada han llamado a la puerta de una masía todavía cerrada. Esto demuestra que hay interés en esta pequeña joya. Barcelona, Mallorca y el mundo entero ponen en valor la obra de Miró. La Masia es un icono. Una de sus pinturas más famosas. Y un homenaje a su casa de Mont-roig.

Tras años de desavenencias y complicaciones, ahora hay buenas sensaciones

La apertura será parcial. No es lo que se pretendía en un inicio, pero hubo contratiempos. Una crisis que no lo puso fácil. Y llegaba el momento de hacer algo. Será un primer paso. Hay buenas sensaciones. La familia de Miró apuesta por ello. Los vecinos lo ven como una oportunidad. También las entidades locales. Y el Ayuntamiento. Todo empieza a rodar. La masía mantiene su esencia. Y el entorno. Sus impulsores lo tienen claro: verlo es el primer paso para vivirlo.

Pero las cosas no son fáciles. Quedará mucho trabajo por hacer. Falta financiación para las siguientes fases. La última noticia fueron 200.000 euros que aportó el Gobierno. Un dato optimista. Pero no suficiente. La masía abrirá al público en abril. Pero la búsqueda de fondos sigue.

Temas

Comentarios

Lea También