Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mas Miró se queda sin 1,4 millones y debe redefinirse para recibir visitas

El Ministerio de Fomento lo ha dejado fuera del 1,5% Cultural. Aun así, la fundación que lo gestiona sigue buscando financiación
Whatsapp
La masía donde el artista pasó largas temporadas será un museo abierto al público. Foto: Alfredo González

La masía donde el artista pasó largas temporadas será un museo abierto al público. Foto: Alfredo González

La rehabilitación del Mas Miró y su futura apertura al público como casa de artista es uno de los proyectos más ambiciosos que tiene entre manosMont-roig del Camp. No ha sido fácil. Han sido años de largas y complejas negociaciones. Y ahora que todo va por buen camino ha surgido otro contratiempo, en este caso económico. El Ministerio de Fomento ha dejado fuera de las subvenciones del 1,5% Cultural esta actuación. Esto supone 1,4 millones de euros menos. Por ello la Fundació Mas Miró deberá adaptarse a esta realidad, replanteando sus prioridades.

Según explica el alcalde, Fran Morancho, «si se hubieran conseguido estos 1,4 millones de euros del Ministerio, se comenzaría prácticamente de inmediato con la primera fase. Pero ahora será más complicado». Por ello, añade el alcalde, «realizaremos una fase previa que sirva para llevar a cabo intervenciones de urgencia y adecentar algunas áreas para que pueda empezar a recibirse, en breve, alguna visita».

 

Búsqueda de financiación

En paralelo a estas primeras intervenciones que permitirán que la masía sea semivisitable, la Fundació Mas Miró también intensifica la búsqueda de financiación para poder llevar a cabo la reforma y museización del espacio. El proyecto, de hecho, estrá presupuestado en unos seis millones de euros.

«Es muy importante para nuestro municipio, sobre todo por lo que representa Miró a nivel internacional. Ayudará a proyectar nuestra imagen como destino a todo el mundo. Una vez esté en marcha tendrá una repercusión vital para nosotros», apunta el alcalde. A pesar del contratiempo del 1,5% Cultural, Morancho se muestra optimista, y vaticina que en el plazo de un año podrán hablar de «alguna novedad interesante dentro del Mas Miró».

Hay dinero para empezar. La familia aportó 700.000 euros para llevar a cabo la intervención, de modo que supone un empuje para arrancar, en paralelo a la campaña para buscar financiación. «Lo importante es que la familia, a diferencia de años atrás, lo tiene muy claro y apuesta decididamente por el proyecto», explñica Morancho, subrayando su compromiso de ceder toda la finca al municipio. De hecho, Joan Punyet, nieto del artista, ya manifestó hace apenas unos meses su voluntad de que el nuevo Mas Miró sea una realidad lo antes posible. Recordó que hallaron unas notas de su padre donde se preguntaba «¿Qué será del Mas Miró?». Apuntó que él murió y no pudo llevar a cabo el proyecto. Y siente que tiene la obligación de hacerlo, añadiendo que «París, Nueva York o Tokio se pelearían por algo similar».

Las negociaciones iniciales culminaron en 2013 con la creación de la Fundació Mas Miró, encargada de gestionar precisamente todo este proceso de conversión. Está formada por la Successió Miró, la Fundació Miró de Barcelona y el Ayuntamiento de Mont-roig del Camp. El alcalde es el presidente del ente.

 

Casa de indiano del siglo XVIII

El Mas Miró es una casa de indiano del siglo XVIII, conocida originariamente como Mas d’En Ferratges y propiedad de los marqueses de Mont-roig hasta 1910. En 1911 la compró la familia del pintor. Si todo va según lo previsto, en verano del año que viene ofrecerá ya una muestra permanente con distintos ejes de interés: el vínculo emotivo y creativo entre Miró y Mont-roig, la obra producida en la masía y la que se inspiró directamente en el municipio y su entorno, así como la vida cotidiana de Miró en la casa durante sus estancias anuales.

 

Directora del proyecto

Uno de los pasos que ha dado la Fundació Mas Miró en los últimos meses es nombrar a una directora para el proyecto. Se trata de la historiadora Elena Juncosa, que lleva años estudiando la masía y su vinculación con el artista.

En el año 2011 fue la coordinadora del centenario del pintor, y tras producirse el primer acuerdo con la familia, se hizo un inventario de todo lo que había en el interior de la casa y del taller, pensando ya en convertirla en un futuro en un espacio museístico. Allí aparecieron piezas de la maqueta del Mural del Sol que habían desaparecido medio siglo atrás. Ahora podrán verse en la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma de Mallorca.

Juncosa es de Mallorca pero vive en Reus. Ganó una beca de investigación de la fundación Miró de Mallorca. Y su trabajo se centró en la masía de Mont-roig. El inicio de su investigación partió de una hipótesis sobre la importancia de Mont-roig y el papel que juega dentro del universo mironiano. Una vez se oficialice el nombramiento, la historiadora se encargará de coordinar el ambicioso proyecto turístico, patrimonial y cultural de Mont-roig del Camp.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También