Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mas Miró ya atrae a turistas pese a estar aún cerrado al público

Visitantes extranjeros o de proximidad se han acercado a Mont-roig con ganas de conocer el lugar donde se forjó el artista

Mònica Just

Whatsapp
Imagen de la masía de Mont-roig del Camp. En primer término, imagen de la famosa obra ´La masia´ del pintor. Foto: alfredo gonzález

Imagen de la masía de Mont-roig del Camp. En primer término, imagen de la famosa obra ´La masia´ del pintor. Foto: alfredo gonzález

La historia de Miró y su idilio con Mont-roig del Camp tiene como elemento clave la masía donde el artista pasó largas temporadas y que, de hecho, plasmó en una de sus obras más emblemáticas, La masia. La idea es que se abra como casa-museo pero el proceso es lento y han surgido contratiempos. Y los trámites avanzan poco a poco. Aun así, cada vez hay más interés en visitar este edificio, que a día de hoy sigue cerrado. Lo explica la directora del proyecto de rehabilitación y museización del Mas Miró, Elena Juncosa, quien asegura que cada vez hay más interés del público en poder conocer la casa y su entorno. «La gente llama continuamente. Algunos incluso se presentan allí porque quieren conocer la zona y verla. Ocurre cada vez más», señala.

Los perfiles son distintos. Están los visitantes de proximidad, o algunos colegios y asociaciones que quieren conocer la masía. Pero también turistas extranjeros. «Este verano he ido pasando por aquí prácticamente a diario. Y me he encontrado con visitantes que me preguntaban sobre la masía, muy interesados. En situaciones así les hago una pequeña explicación. Y es entonces cuando te das cuenta de que es algo que realmente interesa a la gente», dice.

Juncosa lamenta que, ante esta demanda creciente, a día de hoy no puedan ofrecer nada. Y su intención es poder cambiar esto y abrirlo al público, de forma parcial, lo antes posible. «La idea es poner en marcha una primera fase previa para poder hacer visitas guiadas y concertadas. Será una manera de empezar a rodar. Lo mejor sería poderlo tener todo en marcha al mismo tiempo. Pero es más realista plantearlo por fases», apunta Juncosa, quien subraya que incluso se puso en contacto con ella una revista japonesa, en este caso a través de la Fundació Miró de Barcelona.

Fuera del 1,5% Cultural

La previsión era que fuera visitable este año. Pero surgieron contratiempos. Los impulsores del proyecto confiaban en la subvención del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento. Pero el proyecto quedó fuera y esto supuso un hándicap. «Obligó a cambiar de planteamiento, porque sin financiación no es posible llevarlo a cabo. El momento actual es complicado, y queremos ser prudentes a la hora de fijar un calendario. Vamos trabajando, pero el panorama ha cambiado », insiste la directora del proyecto. Pese a las complicaciones, sí que han conseguido donaciones de particulares, «sobre todo porque la familia se mueve mucho», apunta. Y en otro ámbito siguen buscando financiación. Principalmente, complicidades a nivel institucional. Juncosa lo tiene claro. «Tenemos que trabajar de forma mironiana: tener los pies en el suelo para poder dar grandes saltos».

En esta línea, recibieron por parte de la Diputació de Tarragona una subvención para el restablecimiento eléctrico del inmueble. Unos trabajos que está previsto que empiecen este mes y que supondrán un primer paso para que la masía donde se forjó el prestigioso artista internacional pueda mostrarse a la ciudadanía.

La relación con la Generalitat para impulsar también es buena. Al menos, en el último contacto que mantuvieron con responsables del Govern, en este caso con el conseller de Cultura, Santi Vila, que visitó las instalaciones. «Conseguimos el compromiso de que se implicarían y nos ayudarían en este proyecto. Hubo un buen feedback», subraya Elena Juncosa. Además, han firmado un convenio con la URV para que haga el plan de viabilidad. «Con el Estado ya es otra cosa. Al estar sin gobierno es muy complicado», apunta. Ahora confían, sin embargo, en una nueva convocatoria de subvenciones de la Generalitat para la rehabilitación de inmuebles de alto valor cultural. En este caso, se trata de un Bé Cultural d’Interès Nacional, por lo que se presentarán y esperan conseguirla.

La Fundació Mas Miró se creó en 2014. Entre sus miembros hay representantes del Ayuntamiento de Mont-roig del Camp, de la familia del artista, de su entorno o de la Fundació Miró de Barcelona. «El proceso es lento pero todo va por buen camino», manifiesta la directora de proyecto.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También