El Molí de les Tres Eres de Cambrils reabre con mejoras en sus instalaciones

La sede del Museu d’Història acoge el primer acto social tras el confinamiento

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Gerard Martí explica a la alcaldesa y concejales las mejoras en los accesos al Molí. FOTO: ALFREDO GONZALEZ

Gerard Martí explica a la alcaldesa y concejales las mejoras en los accesos al Molí. FOTO: ALFREDO GONZALEZ

El Molí de les Tres Eres reabrió ayer sus puertas tras casi cuatro meses de cierre forzoso por el coronavirus. La sede principal del Museu d’Història de Cambrils recuperaba así su actividad con una jornada de puertas abiertas en la que los cambrilenses pudieron visitar este espacio imprescindible del patrimonio local que se ha adaptado a las medidas de seguridad e higiene frente a la Covid-19.

Un acto muy especial, no solo porque también se inauguraron las obras de mejora que se han hecho en las instalaciones, sino que además era el primer evento social que se hacía en el municipio en esta nueva normalidad y que contó con la actuación musical de La Principal del Zunzún. La alcaldesa, Camí Mendoza, y varios de los concejales de la corporación no se perdieron esta reapertura a la que asistieron una treintena de personas.

Un día muy especial en el que los asistentes pudieron saludarse y charlar en persona tras varios meses hablando a través de las pantallas, aunque eso sí, siempre con la mascarilla puesta. En su discurso, la alcaldesa destacó la alegría de volverse a encontrar in situ con el equipo de gobierno y ediles de la oposición, así como cambrilenses y periodistas que acudieron al acto. «Me hace una verdadera ilusión poder estar aquí. Es un día de reencuentros porque nos habíamos visto por los ordenadores pero no presencialmente», compartió.

Mendoza mostró su satisfacción por la reapertura del Molí de les Tres Eres con unas mejoras que dignifican las instalaciones históricas. «Tiene que volver a ser un espacio de reflexión en la nueva normalidad. A partir de hoy reviviremos nuestra historia. Tenemos que poner en valor nuestro patrimonio, que tenemos mucho», manifestó.

Tras estas palabras, el director del Museu d’Història de Cambrils, Gerard Martí, hizo una visita guiada en el interior del Molí a las autoridades y cambrilenses. Justo al entrar se pudieron ver las medidas adoptadas, como la mesa con gel hidroalcohólico para las manos, nueva señalización multilingüe y la mampara instalada en la mesa de la recepción. Además cabe destacar que a partir de ahora el aforo se limitará al 50% para poder garantizar las distancias de seguridad.

Durante el recorrido, Martí recordó que justo ayer sábado se cumplieron 21 años de la primera vez que se pudieron ver en público los bronces de la Llosa en la exposición «El poblamiento antiguo en Cambrils», en el Molí de les Tres Eres.

Obras en los accesos

Las obras de construcción de los dos nuevos accesos al recinto se iniciaron en 2019 pero se tuvieron que detener en marzo por el estado de alarma. Hace unas semanas se retomaron los trabajos que han tenido un ámbito de actuación desde el nuevo puente sobre la riera de Alforja hasta el cruce de la avenida Adelaida con la Via Augusta.

El objetivo ha sido recuperar el cierre exterior perimetral que se vio afectado por las obras de demolición del puente de la antigua N-340, y se han creado los accesos separados y adecuado y ajardinado todo el entorno. Además el área de Serveis del consistorio cambrilense ha apostado por crear un acceso sólo de peatones y bicicletas al recinto del museo desde la avenida Adelaida, separado del acceso de vehículos rodados, que se sitúa en la calle Nova Via Augusta. Y también se ha construido un nuevo tramo de carril bici en la avenida Adelaida.

La finalización de estas obras de mejora era un requisito imprescindible para poder reabrir el museo, puesto que las acciones se han centrado en los accesos exteriores del equipamiento.

Temas

Comentarios

Lea También