Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Montmell calentará edificios municipales con biomasa forestal

El sistema permite una reducción de las emisiones de CO2 y un ahorro energético

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las obras para la caldera en El Montmell ya han comenzado.

Las obras para la caldera en El Montmell ya han comenzado.

La biomasa forestal formada por restos de limpieza de bosques servirán para calentar equipamientos municipales del Montmell. El proyecto forma parte de uno de los nueve que impulsa la Diputació con el nombre de Xarxa de Calor de Proximitat.

Hace dos años que se planteó aprovechar ese recurso natural para la calefacción de equipamientos sin recurrir a otras energías. La biomasa evita las emisiones que generan otros combustibles.

En El Montmell la biomasa se utilizará en una caldera que estará instalada junto al campo de fútbol y permitirá dar calor al Ayuntamiento, guardería, escuelas, punto de farmacia, comedor escolar y centro cívico.

La materia forestal transformada en astilla para la caldera.

La red de Xarxa de Calor de Proximitat se impulsa en otros diferentes municipios como Alcover, Gandesa, Horta de Sant Joan, la Fatarella, la Sénia, Rasquera, Tivissa, Vandellòs y l’Hospitalet de l’Infant

Para la selección de los municipios se ha tenido en cuenta la proximidad de grandes masas forestales que permitan nutrir a la caldera. Esa necesidad también debe llevar a un mantenimiento de los bosques.

En todos los casos el sistema funciona con una única caldera alimentada con biomasa forestal que calienta el agua y la conduce a través de un entramado de canalizaciones que se conectarán con los sistemas de calefacción con los edificios de titularidad municipal.

Los trabajos para instalar la caldera en El Montmell ya han comenzado. No obstante todas las obras están licitadas con el objetivo de que puedan entrar en funcionamiento a lo largo de este año. La inversión total es de 2,1 millones de euros. Tiene una parte del 50% financiada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. La Diputació y las administraciones locales aportan la otra parte. 

Las calderas de biomasa permiten rebajar las emisiones de origen fósil en los municipios que participan en unas 545 toneladas de CO2 al año. Se usarán unas 564 toneladas al año de astillas obtenidas de los aprovechamientos forestales.

Además del beneficio ambiental, el sistema supondrá un ahorro para los municipios de unos 177.000 euros al año, lo que supone un 77% de media en comparación con gasóleo, gas o electricidad. El sistema también contribuye a mitigar el cambio climático por la reducción de emisiones y valoriza un subproducto de la gestión forestal que permite a su vez intentar evitar incendios y dinamizar el sector forestal.

Temas

Comentarios

Lea También