Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàutic de Salou pide aclarar el futuro de la concesión ante la pérdida de socios

Los edificios que completan el puerto deportivo y la gestión de las instalaciones finalizarán en julio de 2018, pero la propia infraestructura tiene permiso hasta 2067

Jordi Cabré

Whatsapp
La concesión de los diferentes espacios del puerto deportivo termina a finales de julio de 2018. Foto: Alba Mariné

La concesión de los diferentes espacios del puerto deportivo termina a finales de julio de 2018. Foto: Alba Mariné

El presidente del Club Nàutic de Salou, Jaume Vicheto, quiso exponer ayer ante la opinión pública un cierto grado de inquietud de la junta directiva –y por extensión de la masa de socios de la entidad– ante el final de la concesión de la gestión del Club Nàutic y de los edificios sociales que configuran este puerto deportivo fundado en 1967.

Vicheto explicó que la situación ideal que desea la actual directiva, que asumió el cargo en 2015, es unificar en una misma concesión el puerto deportivo y los edificios que configuran los usos sociales. De esta forma, el plazo que vence en 2018 se alargaría hasta 2067, fecha en que vece la autorización estatal de puerto deportivo para la ciudad y que tras el traspaso de competencias es una decisión de la Generalitat. «Ganamos tiempo para mejorar el Club y recuperar masa de asociados».

El análisis social que ha hecho el Nàutic de Salou refleja que entre 2007 y 2015 se han perdido socios y la valoración de una encuesta subraya la visión privada de unas instalaciones que quieren abrirse más a la ciudad y borrar el concepto de entidad elitista y privada que se tiene del Club Nàutic de Salou.

Entre 2007 y 2015 se han ido perdiendo socios y la actual junta directiva quiere revertir la situación

Ganar tiempo al tiempo

Para poder cambiar la imagen del Club Nàutic y transformar sus instalaciones para que la integración con la ciudad sea plena, todo pasa porque esta unificación de concesiones sea una realidad cuanto antes. Ports de la Generalitat es la que tiene la sartén por el mango y el Ayuntamiento está en negociaciones porque la parte social del Club Nàutic es competencia municipal.

Jaume Vicheto confirmó ayer que hay negociaciones abiertas entre Ayuntamiento y la Generalitat (el alcalde también lo explicó en el plenario de la semana pasada). «De momento sabemos que hay reuniones y que la última se celebró hace un mes», admitió el presidente del Nàutic, quien desconoce si hubo una decisión en la misma.

Desde el Ayuntamiento de Salou se admiten las diferentes reuniones que mantienen abiertas el Ayuntamiento y la Generalitat sobre el puerto deportivo, «pero de momento no podemos decir nada», señala Jesús Barragán, concejal responsable en este asunto.

El gerente Jordi Huguet, el presidente Jaume Vicheto y el vicepresidente Xavi Matas, ayer en las instalaciones del club Nàutic. Foto: A. Mariné

El Ayuntamiento ha pedido a la Generalitat una figura jurídica que permita al Consistorio decidir sobre el futuro de la parte social (mantener el actual concepto de concesión o buscar otros usos). «Depende de la Generalitat que acepten otorgar esta figura y lo único que podemos confirmar ahora es que tan pronto como sea posible se tomará la decisión», señala.

Hasta que esta situación no llegue a un acuerdo, la concesión del Nàutic (que también vence en 2018) está bloqueada. La actual junta reitera el interés para continuar al frente y recuerda que «es una entidad sin ánimo de lucro que todo lo que gana lo reinvierte», dice Vicheto.

De momento, no hay ninguna empresa privada que se haya interesado en gestionar el Nàutic y esto es un punto a favor de la actual junta directiva para seguir al frente.

El Plan Especial

Paralelamente a dilucidar las dudas de las concesiones del Club Nàutic, el Ayuntamiento lleva meses trabajando en un plan especial del puerto deportivo con el fin de que la instalación no dé la espalda a la ciudad. Entre las obras planteadas está la conexión entre los dos paseos, Llevant y Ponent, ampliar el acceso al espigón y plantearse una bocana diferente para evitar la acumulación de arena. El plan especial está en fase de redacción.

Temas

Comentarios

Lea También