Más de Costa

El PP de Cambrils critica el proceso de licitación de chiringuitos

El portavoz del partido, David Chatelain, señala al gobierno por su «falta de transparencia»

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de archivo de un chiringuito a pie de playa en Cambrils. FOTO: Alba Mariné

Imagen de archivo de un chiringuito a pie de playa en Cambrils. FOTO: Alba Mariné

El Partido Popular de Cambrils critica el proceso de licitación de los chiringuitos de Cambrils para el año que viene. Consideran que «representa un claro ejemplo de la ineficiente y prepotente manera de gobernar del equipo que dirige Camí Mendoza y que, en este caso, ha afectado de rebote a un sector profundamente arraigado en Cambrils». Hace unos días, la asociación de chiringuitos denunciaba la nula comunicación con el gobierno y que las condiciones de licitación hacían inasumible presentarse al concurso.

El portavoz de los populares, David Chatelain, señala que «el gobierno ha impulsado el proceso sin escuchar a nadie. No se trataba en ningún caso de pactar condiciones que pudieran favorecer a ciertos licitadores, cosa que sería ilegal, sino de buscar el máximo consenso respecto a la imagen y los servicios que tienen que ofrecerse en las playas de Cambrils. Siempre que habla del tema, el señor Abella se remite a cuestiones técnicas, pero es verdad que han obviado cualquier debate político y han impulsado el concurso sin haber buscado el más mínimo consenso con nadie, ni con la oposición, ni con el sector, con el que sí se reunieron, ni con los principales agentes económicos del municipio».

Aspectos como el número de chiringuitos, la estética, colores y servicios, según el parecer de Chatelain, tendrían que haberse puesto encima de la mesa antes de entrar en las consideraciones técnicas con el objetivo de buscar el máximo acuerdo en un tema que cree que afecta directamente a la imagen del municipio.

Los populares explican que no habían valorado antes las condiciones porque «solo las conocieron cuando se aprobó la propia licitación por comisión informativa de contratación, y desde ese momento no podían hacerse públicas hasta la publicación en el Perfil del Contratante». Comentan que el asunto se pasó dos veces por la comisión porque entre la primera y la segunda propuesta el propio gobierno introdujo modificaciones en el pliego de condiciones.

«En un pasado pleno ya denuncié que se habían filtrado datos a la asociación, sin que el equipo de gobierno haya hecho nada más que pedir a la oposición que denuncie quién filtró estas cuestiones, cuando sabe perfectamente que esta información solo pudo salir del propio departamento porque ningún partido conocía los extremos del pliego de condiciones», expone Chatelain. 

Respecto a las condiciones en sí mismas, el PP considera que se han redactado sin valorar las necesidades del sector y no se han tomado en consideración las dificultades derivadas de la pandemia. El plazo para presentar alegaciones acaba el 2 de agosto, en plena temporada turística, lo que representa para los populares «una falta de consideración y respeto a los profesionales que desarrollan su actividad en los chiringuitos, que tienen que desatender sus negocios para preparar la eventual licitación, en caso de que puedan asumir las duras peticiones económicas».

Chatelain explica que «los costes deben desglosarse para tener una imagen de aquello a lo que tendrán que hacer frente los posibles licitadores: unas nuevas instalaciones, con un coste de unos 140.000 euros por unidad, más el importe de montarlas y desmontarlas cada año; las conexiones al agua y al alcantarillado; el canon, variable según la ubicación, pero que ronda los 20.000 euros anuales; seguros, y todos los gastos imputables al ejercicio de la actividad, y todo esto a recuperar durante los cuatro años que dura la autorización. No es de extrañar que muchos profesionales hayan anunciado que no podrán presentarse».

El PP de Cambrils considera que de todas las opciones, el equipo de gobierno ha elegido la peor. Según manifiestan, ha obviado el diálogo y ha hurtado del debate público una cuestión muy importante para la imagen de la ciudad. «Estamos acostumbrados al hecho de que el equipo de gobierno no nos explique las cosas, pero esta vez se han superado a sí mismos en una nueva muestra de opacidad y falta de transparencia, por no hablar de una gestión errática cada vez más discutida por la población», expresa Chatelain.

Temas

Comentarios

Lea También