Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Parc Samà reabre el viernes: La mansión indiana de Cambrils

La intención es promocionar uno de los jardines más singulares de Cambrils. La fauna aumentará su poder de atracción

J.Cabré

Whatsapp
Una manada de gamos traídos de un parque natural de Huesca también formará parte de la fauna que complementará el parque. Foto: A. Mariné

Una manada de gamos traídos de un parque natural de Huesca también formará parte de la fauna que complementará el parque. Foto: A. Mariné

Parte del exotismo se consigue con la presencia de diferentes aves, unas libres y otras en zonas habilitadas para la ocasión. Foto: Alba Mariné

Parte del exotismo se consigue con la presencia de diferentes aves, unas libres y otras en zonas habilitadas para la ocasión. Foto: Alba Mariné

Cambrils recupera este viernes uno de sus mejores tesoros verdes: el Parc Samà. El jardín botánico a imagen de las mansiones de los indianos de la Cuba colonizada del siglo XIX vuelve a reinterpretarse de la mano de Expertus Turismo y Ocio, una empresa dedicado al sector y con muchas ganas de crear un polo de atracción para vecinos y turistas extranjeros con el fin de devolver la vitalidad perdida en esta propiedad privada, aún en manos de los descendientes del marqués de Marianao, su impulsor en 1881. De hecho, la casa principal de este parque sigue siendo la manzana prohibida del Edén, puesto que la actual marquesa, la octava generación de los Marianao, todavía disfruta de su particular jardín cambrilense.

Más allá de este recinto invisitable, el parque mantiene los mismos símbolos del pasado, con una arquitectura de estilo modernista de Josep Fontserè (constructor del Parc Güell) y de la huella de un joven Antoni Gaudí, que pasó algunas temporadas en este jardín particular.

El diseño de los lagos alimentados por una mina propia situada en las montañas, los caminos y senderos pensados para observar el bosque y la la botánica exótica de América, son dos puntos de interés que se potenciarán con la historia del Parc Samà y con una futura zona preparada para convenciones o eventos de diferentes características.

Para estar listos antes de Semana Santa, la empresa empezó a trabajar en septiembre. Con una inversión de 300.000 euros se eliminaron gran cantidad de palmeras afectadas por el picudo y se limpió el parque para diferenciar áreas y crear entornos diferentes a medida que uno pasea por allí. La parte botánica más exótica todavía está en fase inicial, puesto que plantar especies requiere de una climatología más benigna para que arrelen.

Además de recorrer los senderos con plantas y carteles informadores, la apuesta se centra en la introducción de animales tal y como el marqués quiso complementar su mansión indiana de Cambrils. Loros, pavos, patos e incluso un gucamayo recuerdan los sonidos de la fauna aviar de Sudamérica. Junto a ellos, varios ejemplares de gamos traídos de un parque natural de Huesca completan por el momento la fauna del Parc Samà.

El recorrido, pero, no pretende ser un zoo (como se creó en sus orígenes) ni tampoco un mero paseo en un jardín privado. Quiere potenciar un espacio conocido por todo el mundo (miles de fotos de bodas se han hecho allí), pero que debe revisitarse más veces y disfrutarlo. Esta es la misión de la nueva empresa, que propone precios muy asequibles (www.parquesama.com) para motivar primero a los vecinos de su entorno y captar el interés de touroperadoresdespués.

El viernes abrirá puertas de nuevo el Parc Samà con la intención de que el número de visitas anuales, unas diez mil, se multiplique por cinco a lo largo de los próximos meses.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También