Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Port Esportiu de Torredembarra se convierte en un punto de encuentro de peleas y botellón

Mossos y Policía Local intervienen para evitar altercados entre bandas de adolescentes el domingo de madrugada. Hubo un herido con una nariz rota. Se desalojó poco después de las 6 de la mañana

Jordi Cabré

Whatsapp
Los dos locales de ocio nocturno son el reclamo para estos grupos, la mayoría de adolescentes. FOTO: Alba Mariné

Los dos locales de ocio nocturno son el reclamo para estos grupos, la mayoría de adolescentes. FOTO: Alba Mariné

El Port Esportiu de Torredembarra tiene una horma en su zapato. Se trata de dos locales de ocio nocturno que más allá de sus presuntos incumplimientos de la ley (aforo, seguridad sanitaria...) se ha convertido en un punto de encuentro de jóvenes, muchos menores de edad, que buscan desfogarse a base de botellones y peleas.

El problema no es actual. Quizá la tipología de cliente sí. Hace una década los conflictos venían motivados por jóvenes y no tan jóvenes (todos adultos) que se citaban en el Port Esportiu cuando el resto de la oferta de ocio nocturno de otros lugares cerraba. El exceso de alcohol y las peleas sí existían como ahora.

La diferencia del pasado al presente es que la tensión entre bandas de adolescentes empieza poco antes de la medianoche coincidiendo con la apertura de los dos locales y con muchos chavales menores de 18 años. el alcohol y las drogas  elevan la tensión a medida que pasan las horas y termina con discusiones, peleas y algún que otro herido.

En la madrugada del domingo, unas 300 personas se citaron en estos locales. Son dos negocios que regentan pare e hijo. 

Poco después de la medianoche, la primera llamada fue del propio titular del pub alertando de que le habían forzado la puerta y que había llegado un grupo de adolescentes de Roda de Berà «borrachos y drogados» buscando pelea. Los insultos y las amenazas verbales fueron constantes y el citado grupo siguió haciendo botellón en la zona del Roquer, un espacio natural pegado al puerto. 

Nariz cortada

La noche empezaba con tensión y ésta fue en aumento a medida que pasaban las horas. Un joven recibió un botellazo en la cara, supuestamente mediando en una pelea. El cristal le provocó un corte profundo en la nariz y tuvo que ser asistido por sanitarios del SEM alertados por la propia vigilancia del Port. Uno de los vigilantes de seguridad fue en su ayuda y recibió también sufrió golpes varios. 

El incidente terminó provocando otras peleas y acumulando tensión entre grupos de jóvenes, muchos con un exceso de alcohol en la sangre, que se buscaban para pelearse y desfogarse. De hecho, fuentes conocedoras del problema señalan que los dos locales de ocio son el punto de encuentro para buscar altercados entre bandas y grupos rivales (la mayoría por su lugar de procedencia).

Pasadas las 4 de la madrugada, la situación era insostenible. Los vigilantes del Port pidieron ayuda a Mossos. Lo habían hecho ya en horas anteriores, pero no fue posible tener efectivos policiales hasta las 4. 

Mossos explica que la presencia de media docena de patrullas, entre seguridad ciudadana y antidisturbios, apoyadas por la Policía Local de Torredembarra, lograron rebajar la tensión con algunas identificaciones de los presentes, pero sin detenciones. Se desalojó el Port Esportiu.

De hecho sí hubo un arresto por un tema colateral. El detenido era un hombre de 28 años buscado por la Justicia con una orden de ingreso a prisión pendiente.
Fuentes del Port de Torredembarra admiten que la situación que generan estos locales distorsiona la buena imagen de la entidad y esperan a 2022 para poner fin a la concesión, aunque confían en que algunas de las irregularidades sean castigadas por ley.

Es el segundo incidente en estas semanas de confinamiento y desescalada por el coronavirus.

40 personas apretujadas en una 'disco' de Torredembarra

Mossos descubre por casualidad el exceso de aforo de un lugar de copas del puerto deportivo de esta ciudad del Tarragonès. La Policía Local levanta acta por incumplimiento de las medidas y es la Generalitat quién deberá sancionar al local

Temas

Comentarios

Lea También