Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Port construye una campa para 5.000 coches en La Pineda

Se trata de una instalación provisional de 12,43 hectáreas en los terrenos de la futura ZAL

Iván Alcalá

Whatsapp
Ya están en marcha los trabajos de desbrozado y movimientos de tierra y las obras se alargarán durante seis meses.  FOTO: Pere Ferré

Ya están en marcha los trabajos de desbrozado y movimientos de tierra y las obras se alargarán durante seis meses. FOTO: Pere Ferré

Después de muchos años en punto muerto, el Port de Tarragona ha empezado a construir en los terrenos de la futura Zona d’Activitats Logístiques (ZAL), en La Pineda. Se trata de un ámbito de su propiedad que se encuentra en el extremo del término municipal de Vila-seca y que limita con las actuales instalaciones portuarias. Allí, el Port adecuará y pavimentará de forma temporal una gran explanada, de 12,43 hectáreas, que utilizará para estacionar vehículos que se destinan a la exportación.

La zona que ocupará la nueva campa está situada entre la carretera TV-3146 y el Camí dels Prats y tendrá capacidad para albergar hasta 5.000 vehículos. La media de estancia de cada coche es de entre 30 y 50 días, con lo que el Port calcula que esta nueva campa tendrá un tráfico de unos 36.5000 y 60.800 vehículos al año.

«De este modo podremos contar con un pulmón para ampliar la zona disponible en los muelles de Galicia, Cantabria y Andalucía para las puntas que se pueden producir en los próximos años», explican al Diari fuentes de la Autoritat Portuària de Tarragona. Actualmente, el Port tiene capacidad para almacenar cerca de 30.000 vehículos y dedica a esta mercancía un área de 375.000 metros cuadrados. La ampliación que se hará sobre terrenos de Vila-seca permitirá aumentar en más de un 30% la superficie para esta mercancía.

200.000:  Es la cifra prevista de vehículos entrando y saliendo del Port anualmente cuando se ponga en funcionamiento la nueva campa provisional

El de vehículos es uno de los tráficos más importantes en el Port de Tarragona. El movimiento más relevante es la importación de vehículos desde el Extremo Oriente, principalmente Corea del Sur, para su exportación a los países de la cuenca mediterránea (tanto en barco como en tren o camión). Hyunday, Kia, SsangYong y Opel son las marcas con mayor presencia actualmente. La alemana Volkswagen también ha mudado recientemente su centro logístico de Barcelona a Tarragona, con lo que las necesidades de ganar terreno pavimentado son inminentes. El año 2016 pasaron por sus instalaciones unas 150.000 unidades y el objetivo es poder alcanzar hasta los 200.000 vehículos entrando y saliendo por el Port con la puesta en servicio de la nueva campa.

Se incrementará en un 30% el área para almacenar vehículos. FOTO: APT

Las obras se desarrollarán en diferentes fases y actualmente ya se están llevando a cabo tareas de desbrozado y de movimientos de tierras. El terreno se excavará un mínimo de 25 centímetros para eliminar la tierra vegetal antes de su pavimentación. Todo el recinto se vallará y se conectará con las instalaciones del Port a través de los viales ya existentes por encima de las rieras de la Boella i L’Albeurada y el rack de Repsol. La previsión del Port es que las nuevas instalaciones puedan entrar en funcionamiento a finales de mayo de 2018. La inversión que destina ronda los 2,2 millones de euros.

La tramitación de la ZAL
La construcción de esta campa de vehículos es una medida temporal, a la espera de poder desarrollar por completo la ZAL.

Esta futura ampliación del Port en terrenos de La Pineda ocupará unas 100 hectáreas y permitirá la implantación de empresas que lleven a cabo actividades auxiliares a las propiamente portuarias.  «Ahora estamos tramitando los informes medioambientales y de movilidad. Si todo va bien puede estar acabado en el 2018», aseguran desde los servicios técnicos del Port. Cabe recordar que estos terrenos se encuentran junto a la zona húmeda protegida de Els Prats. Una vez obtenidos los permisos, se irá desarrollando la ZAL a medida que se produzca la demanda de empresas.

El otro gran proyecto pendiente del Port en el término municipal de Vila-seca, la terminal de cruceros en el dique de Els Prats, se encuentra también a la espera de que el Ministerio de Medio Ambiente dé el visto bueno al Plan Director del Port. Este trámite podría demorarse un año más, aunque desde la Autoritat Portuària no descartan poder empezar las obras en 2018.

Temas

Comentarios

Lea También