Más de Costa

El Rambla de l’art de Cambrils cerrará una semana como protesta

El gerente del cine adopta la decisión tras no recibir ninguna bonificación del Ayuntamiento durante el cierre por la pandemia

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Toni Badimón, junto a las máquinas de proyección del Cinema Rambla de l’Art, ubicado en la Rambla Jaume I de Cambrils. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

Toni Badimón, junto a las máquinas de proyección del Cinema Rambla de l’Art, ubicado en la Rambla Jaume I de Cambrils. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

El cinema Rambla de l’art de Cambrils cerrará del 25 de junio al 1 de julio en señal de protesta por el apoyo inexistente por parte del Ayuntamiento local y para defender la cultura en el Camp de Tarragona. En un comunicado, el gerente del espacio, Toni Badimon, asegura que no ha recibido ningún tipo de ayuda del consistorio local por haber tenido que cerrar la sala por las restricciones anticovid. Por ello ha decidido visibilizar esta queja con un cierre simbólico.

«Desde que se inició la pandemia el pasado marzo de 2020, Rambla de l’art-Cambrils ha mantenido su actividad cinematográfica y cultural siempre que se le ha autorizado, y cuando no ha sido posible, ha seguido conectado con su público. Abrimos todos los días de la semana y ofrecemos cine de todo tipo, hecho que no ocurre ni en las grandes ciudades como Barcelona. Hemos conseguido ser un referente como cine y como actividad cultura de la zona», afirma el empresario.

Sin embargo, como él mismo explica este esfuerzo por mantener una programación diversa y abrir cada día tras unos meses duros no ha recibido el mismo apoyo por parte de todas las administraciones. «Los ingresos durante este periodo han sido mucho más bajos del que sería necesario para cubrir los gastos corrientes. Gracias a las ayudas de la Generalitat, la Diputació de Tarragona y el ICAA hemos podido pasar este periodo tan complicado para las salas. Todas nos han ayudado y les estamos muy agradecidos, pero no podemos decir lo mismo del apoyo municipal de Cambrils», afirma Badimon.

Según el gerente el cine es una concesión administrativa y por ello paga un canon al Ayuntamiento como si fuera un alquiler. «Hemos pedido en reiteradas ocasiones, y desde hace más de un año, que este alquiler se nos bonifique en función de los días que hemos tenido que cerrar, con límites en los horarios de proyección o límites en el aforo», dice el empresario, que añade que, a pesar de su insistencia, desde el consistorio «no se han dignado» a contestar su solicitud de bonificación. «Lo único que hemos sabido, de palabra, es que no había base para proceder a hacer ningún tipo de bonificación», señala.

Situación «injusta»

En el comunicado Badimon manifiesta que considera «muy injusto» que el Ayuntamiento no se ha haga responsable del sufrimiento del sector cultural y que se convierta en el propietario «más exigente cuando, al mismo tiempo, está pidiendo a los ciudadanos que sean tolerantes y flexibles con sus propios inquilinos».

Ante la inacción de la administración local, el gerente se pregunta dónde queda el compromiso de proteger la cultura como un bien esencial. «Cambrils, como ciudad, necesita una reflexión profunda y un trabajo intenso para volver a ser atractiva, tanto para los veraneantes como para los residentes. Muchas gracias al público que siempre nos ha apoyado y que sufre como nosotros. Por ellos volveremos a abrir el 2 de julio con una programación atractiva y propia del verano como hemos estado haciendo estos últimos años», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También