Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Vendrell ante el reto del entorno metropolitano

El aumento de población coge a la localidad con los servicios desfasados

José Manuel Baselga

Whatsapp
Mejorar la movilidad y el transporte, una de las principales demandas. FOTO: DT

Mejorar la movilidad y el transporte, una de las principales demandas. FOTO: DT

Las votaciones suponen mucho más para El Vendrell que la mera elección de quien ocupará el Ayuntamiento los próximos años. Exigen responsabilidad porque lo que está sobre la mesa es el papel que jugará la localidad, y por extensión la comarca del Baix Penedès, en un entorno de crecimiento metropolitano.

Ser suburbio de Barcelona como una ciudad dormitorio o municipio que permita dar trabajo y vivienda y seguridad a los vecinos, es la gestión que deberán mostrar quienes a partir de mañana tengan en sus manos la capacidad de escoger el camino.
Sorprende que por la estratégica ubicación de El Vendrell en un cruce de infraestructuras de primer orden (desde tres autopistas a dos líneas de tren y Barcelona y Tarragona), la localidad no haya sabido atraer a inversiones empresariales, de ocio, comerciales y sea un potente destino turístico durante todo el año. Contando además con que tiene un patrimonio cultural de nivel universal (Pau Casals, Apel·les Fenosa, Àngel Guimerà..).

Pese a su ubicación estratégica, el municipio no ha sabido atraer inversiones

El Vendrell vuelve a estar entre los municipios que más crece en Catalunya. Principalmente por la  expulsión del área de Barcelona de muchas familias que no pueden acceder al precio de la vivienda en la ciudad y recalan en la localidad.
A pesar de que era previsible esa situación por la especulación del suelo en la capital, las infraestructuras y dotaciones de servicios en la capital del Baix Penedès no se han puesto al día y ahora están superados por las necesidades reales.

Quizá esa situación, más allá de las ansias de personalismos, ha generado un descontento hasta el punto que en El Vendrell los vecinos podrán escoger entre hasta trece candidaturas. Más que las que se presentan en la mismísima Tarragona. 

Difícil gobernabilidad

Esa disparidad va a dificultar la gobernabilidad. Ya se ha visto en la presente legislatura cuando sólo han habido siete listas. La obligación de pactos puede llevar a que haya compañeros de viaje de muy distinta concepción de cuál debe ser el destino a seguir. Una parálisis por este motivo condenaría a El Vendrell en un momento clave.
Además de planificar lo que se quiere ser, hay que solucionar muchas deficiencias. Es algo que recuerdan las urbanizaciones y los núcleos de las playas. Gran parte de la capacidad inversora deberá destinarse a resolver esos problemas endémicos. Y aunque en los últimos años se ha recortado la elevada deuda arrastrada, el margen de maniobra seguirá siendo insuficiente.

Debe batallar con más contundencia para lograr mejoras en trenes, autopistas y carreteras

El Vendrell debe enfrentarse a los retos de una gran ciudad. Falta vivienda social y evitar las okupaciones ilegales que generan tensión, un incremento de la inseguridad y la urgente necesidad de crear actividad y empleo, aunque sea en un ámbito comarcal. Porque el flujo de llegada de nuevos vecinos va a seguir.

La política de los próximo años debe ir más allá que las cuatro paredes de El Vendrell. 
La realidad metropolitana exige jugar en su ámbito de influencia. Las infraestructuras de comunicación (tren, carretera, autopista) deben ser ágiles y baratas. Pero tanto para ir como para volver para que en El Vendrell haya atractivos que jueguen de polo de atracción. Ello lleva a exigir a administraciones superiores ante las que no se ha tenido la necesaria contundencia.

Temas

Comentarios

Lea También