Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Vendrell recortará en el nuevo planeamiento zonas edificables

El alcalde Martí Carnicer señala que con las viviendas disponibles y las ya previstas se cubre la demanda de años

José M. Baselga

Whatsapp
El alcalde de El Vendrell, Martí Carnicer responde a las preguntas de la periodista Sara Sans.  Foto: JMB

El alcalde de El Vendrell, Martí Carnicer responde a las preguntas de la periodista Sara Sans. Foto: JMB

El alcalde de El Vendrell, Martí Carnicer, anunció en la conferencia organizada por el Col·legi de Periodistes que ese año comenzarán los trabajo para redactar un nuevo Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM). El documento contemplará recortar suelo que ahora está planificado como urbanizable.

Carnicer señala que el objetivo es lograr un modelo de ciudad «más compacto», que recupere «los centros», que sea más sostenible y con una mejor ordenación de las actividades. En este sentido, anticipó lo que ha de ser un nuevo modelo de crecimiento que huya del expansionismo de las últimas décadas.

Lo previsto

El crecimiento en el nuevo POUM se concentraría en las zonas urbanizadas pero que aún no han desarrollado la actuación inmobiliaria como el Botafoc, Tancat del Galan o Boulevards o en aquellas que ya tienen un planeamiento tramitado y aprobado, aunque no se haya desarrollado la urbanización.

El aprovechamiento en el interior del casco urbano, también con una remodelación de viejas casas, debe delimitar unos límites de crecimiento que ya no están presionados por el aumento demográfico de hace unos años, cuando de los 23.700 habitantes de 2001 se pasó a 35.000 en 2008. El Vendrell tuvo incrementos de población del 50% cuando la media catalana fue del 15%. En los últimos años (2008 a 2015) el padrón no sólo se ha estabilizado, sino que se ha recortado y el incremento no llega al 5%.

Cubrir las necesidades

Esa situación hace pensar que con las viviendas disponibles y las que tienen autorización para edificar se cubrirán las necesidades actuales y de unos años. Una situación que sin embargo estará motivada por el comportamiento del área de Barcelona, que es la que determinó el crecimiento urbanístico de El Vendrell y del Baix Penedès.

Pero las previsiones sugieren una estabilización. Así, el POUMrecortaría terrenos que ahora tienen la calificación de urbanizables pero para los que no se ha iniciado ninguna tramitación de desarrollo.

Participación ciudadana

Carnicer evitó detallar las intervenciones ya que será el trabajo de los redactores del POUM que señaló que «debe surgir de una reflexión participativa de la ciudadanía».

Ese nuevo modelo refleja la crisis del sistema basado en la construcción como actividad económica casi exclusiva y que también ha llevado a que El Vendrell lidere los índices de desempleo de Catalunya. En diciembre de 2013 en la capital del Baix Penedès había 4.701 personas desempleadas y en 2015 la cifra era de 4.110, lo que supone un 22% de la población, frente al 17% de la media de Catalunya.

Nuevas actividades

Una de las dificultades para superar la situación es que gran parte de los desempleados proceden del sector de la construcción y que por formación y preparación es difícil su reinserción en el mercado laboral, por lo que ya se impulsan programas de reciclaje y orientación.

Martí Carnicer destacó la necesidad de impulsar nuevos sectores productivos que generen ocupación, donde el turismo, el comercio y la industria deben potenciarse como actividad económica en todo caso complementaria a la consstrucción. Mientras los dos primeros tienen un desarrollo maduro, la actividad industrial es mínima en El Vendrell.

Industria comarcal

El alcalde apunta que en el municipio no hay espacio para acoger a grandes industrias y en este sentido destacó que la estrategia de atraer a inversores debe desarrollarse de forma comarcal. Para el alcalde la ubicación del Baix Penedès en un nudo de carreteras, autopistas y vías férreas coloca a la actividad logística como una actividad de gran potencial de ocupabilidad y que debe repuntar a medida que se supere la crisis económica mundial.

Sin embargo, aprovechar esa potencialidad pasa por una mejora de las infraestructuras por carretera y ferroviarias que permitan mayor competitividad. Una de las actuaciones necesarias y que depende del Gobierno Central es la mejora de la carretera N-340 para que sea una autovía libre de peaje.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También