Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Vendrell rescata el camión de las fotos eróticas

Jordi Sánchez rehabilitará dos históricos vehículos. Está el primero que hacía reparto de mercancías

José M. Baselga

Whatsapp
Jordi Sánchez con los camiones que restaurará.

Jordi Sánchez con los camiones que restaurará.

Fue el primer camión de reparto que llegaba a El Vendrell con sacos de patatas, de cereales, maquinaria, aceites de motor... Aquel Chevrolet 1920, a 35 kilómetros por hora, tardaba unas seis horas en recorrer la distancia entre Tarragona y la capital del Baix Penedès y Calafell para hacer el reparto.

Años después todo aquel material llegaba en un Thames Trader,  el legendario camión de la filial británica de Ford que dio tiempos de gloria a la industria automovilística de Gran Bretaña y que era un clásico en las carreteras de todo el Estado y modelo para los camioncitos de juguete en plástico y metal que tuvieron muchos niños.

Fue el primer camión que hacía reparto en El Vendrell.

En El Vendrell son muchos los que recuerdan aquel Thames rojo cuando por las calles de la localidad. «Cuando entraba al pueblo lo seguían muchos niños corriendo», explica Jordi Sánchez. La caja de carga del camión estaba forrada en su interior con fotografías de revistas eróticas de la época «y los chavales se asomaban a mirar».

Sánchez se ha hecho con los camiones que estaban en una nave de Cal Batet de El Vendrell. «Ví que eran joyas que debían recuperarse». Y propuso al propietario que los restauraría para que volviesen a circular. Sólo hubo una condición. «Que los camiones no saliesen del pueblo».

El histórico Thames Trader.


Sánchez trabaja en la empresa SM JJ Náutica ubicada en el puerto de Segur de Calafell y dedicada a restauración y reparación de embarcaciones y motores de navegación. Ya fue el encargado de rehabilitar la histórica maquinilla de la cofradía de pescadores con la que los marineros sacaban a las barcas del mar para depositarlas en la playa.

Ahora se enfrenta a una obra que va a exigir desmontar los dos camiones a piezas, limpiarlas, reparar las partes más dañadas y volverlas a montar para que los dos vehículos circulen de nuevo.  No pone fechas para la recuperación de los camiones, pero señala que puede suponer cuatro o cinco años de trabajo.

 

La caja del vehículo más antiguo.

El paso del tiempo los ha dañado mucho. Las planchas de hierro, las maderas de la caja de carga del vehículo más antiguo en las que todavía se lee el nombre de El Vendrell están deshechas. Hay elementos rotos como algunos focos y que deberán buscarse casi en anticuarios.

Además del reto de recuperar dos piezas históricas de la automoción y el transporte por carretera, para Jordi Sánchez trabajar en el Thames Trader tiene un significado especial. «Con 16 años mi padre ya le hizo una revisión mecánica».

 

La intervención va a ser muy exigente.

El objetivo es que una vez rehabilitados los dos vehículos puedan participar en eventos festivos. Sánchez señala que también podrán tener un uso como decorados para películas de la época. El camión más antiguo conservaba su caja de madera, muy dañada, pero con gran cantidad de material.

La caja de carga del camión más antiguo.

El camión más antiguo conservaba la caja de carga y en ella Sánchez  encontró material como si el vehículo todavía tuviese que hacer el reparto. Sacos vacíos pero grafiados de cereales y legumbres, maquinarias, aperos de trabajo y una  colección de latas de aceites de marcas que ni existen como el aceite de motor Kellog de Nueva York. Todos ese material formará parte de decoración de los camiones una vez estén restaurados. Sánchez destaca que «ahora hay mucho trabajo».

Latas de aceite antiguas.

Temas

Comentarios

Lea También