Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Vendrell salvará los últimos lavaderos

En la localidad había tres zonas para lavar la ropa. El de la callo Girona se usó hasta los años 70

José M. Baselga

Whatsapp
Los antiguos lavaderos que se conservan junto a la calle Girona de El Vendrell.

Los antiguos lavaderos que se conservan junto a la calle Girona de El Vendrell.

Más allá del lugar para lavar la ropa, los lavaderos públicos eran un punto de encuentro de las mujeres. «Un espacio de socialización y para aprender», explica Gisela Alcón, impulsora de la rehabilitación de los lavaderos que hay en la calle Girona de El Vendrell. «En los lavaderos las mujeres compartían experiencias sobre la cría de los niños, la sexualidad... se transmitían conocimientos...».

En El Vendrell había tres zonas de lavaderos. Además de los de la calle Girona, había en el límite con Santa Oliva, también en el  barrio de França, del que no queda nada, y donde ahora se conserva una parte en la escuela Àngel Guimerà, que eran los conocidos como los del camino del cementerio.

Ahora el Ayuntamiento impulsa la rehabilitación de los lavaderos de la calle Girona, junto al aparcamiento de la calle Colom. El mal estado que presentan llevó a un grupo de vecinos a señalar el riesgo de perder ese patrimonio local. La iniciativa ha permitido sanear la zona y vallarla para preservarlos. Ahora se pretende la rehabilitación de esa estructura y darla a conocer.

El lavadero de la calle Girona, con dos balsas y una zona cubierta, comenzó a construirse en 1856 y se utilizó hasta los años 70 del pasado siglo. La popularización de las lavadoras los relegó.

El objetivo de la recuperación es mostrar un patrimonio social que en muchas otras localidades se ha sabido conservar y convertirlos en testimonio de la historia. La concejal de Cultura, Silvia Vaquero, señala que el objetivo del Ayuntamiento es la restauración «de este vestigio de arqueología contemporánea».

Los lavaderos de El Vendrell eran puntos de socialización más allá de la función de limpieza. Gisela Alcón destaca que en los años 80 ya hubo una recomendación de la Unión Europea para la protección de estos elementos como patrimonio rural. Fue en 2009 cuando comenzó a ver el deterioro de la zona y en 2017 presentó al Ayuntamiento una propuesta para la recuperación de los lavaderos.

Alcón también realizó un estudio de los que había en el Baix Penedès. Eran 14 pero no se conservan todos. 

En El Vendrell los lavaderos del camino del cementerio tenían una de las dos balsas que era conocida como la de los infecciosos, donde se lavaba la ropa de las personas enfermas o la de los difuntos.

En El Vendrell las mujeres acostumbraban a elaborar el jabón, aunque en la localidad había una fábrica y otra de lejía. Pero se aprendía en esas zona  técnicas como que el sol actuaba como lejía. «Se enjabonada la ropa y se dejaba al sol», explica Alcón. La extendían en los campos que había junto a los lavaderos.

Temas

Comentarios

Lea También