El Vendrell, unas fiestas de las manos de todos

En la Fundació Santa Teresa preparan elementos festivos para lucir durante las celebraciones

José M. Baselga

Whatsapp
En la Fundació Santa Teresa preparan las pequeñas carretillas aguja.

En la Fundació Santa Teresa preparan las pequeñas carretillas aguja.

En las fiestas mayores de El Vendrell todos ponen su grano de arena. Los administradores que organizan los diferentes actos, los grupos de cultura popular, los miembros de la Fundació Santa Teresa... En los talleres de la fundación  preparan los elementos que se pondrán a la venta para recoger fondos destinados a las fiestas.

La iniciativa ya se impulsó hace unos años y ahora cuando se acercan las fiestas los miembros de la Fundació, ya preguntan cuál será el trabajo que tendrán que realizar para contribuir al lucimiento de los actos. «Tienen una gran ilusión», explica la administradora de la fiesta y trabajadora social en la Fundació Cristina Aymerich. Así son partícipes directos.

Dos detalles
Este año en la Fundació preparan dos elementos. Una pequeña carretilla similar a la de los diables  para el correfoc y que es una aguja para lucir en la ropa. También preparan un punto de libro artesanal con el diseño del cartel de las fiestas.

Todos tienen su misión para colaborar con la fiesta.

Desde hace días que en el taller de la Fundació preparan esos elementos que se pondrán a la venta por 3 euros. De momento se han preparado 300 unidades de cada uno de los elementos festivos que pueden adquirirse en la concejalía de Cultura o en la sala de exposiciones de La Fusteria.

Artesanales
Los trabajos artesanales se preparan en el servicio de terapia ocupacional de la entidad. Por grupos, preparan unos recuerdos de la fiesta que suponen además una gran alegría para los autores ya que cada vez que los ven lucir en el pecho o la solapa de algún vecino, saben que han salido de sus manos.

La iniciativa hace que las fiestas de El Vendrell sean inclusivas desde un primer momento. Durante los actos también los hay pensados para todas las condiciones. La trabajadora social Maria Benedicto destaca que con esa filosofía se logra que las fiestas sean totalmente participativas. No ya acudiendo en los actos sino colaborando para que sean más lucidas.

Para todos
Uno trabajadores pintan la pequeñas carretillas. Otros dibujan los detalles. Hay que poner el imperdible. Todas las manos y todas las ganas son necesarias. En otra mesa recortan los puntos de libro, les atan una cuerda para que sean más artesanales. Hay que contarlos, distribuirlos en cajas...

Trabajadoras sociales muestran el punto de libro y la aguja.

De esa manera las fiestas de El Vendrell empiezan unas semanas antes en la Fundació Santa Teresa. Y de esa manera cada pequeña carretilla que se luzca en la solapa y cada puntos de libro es un ejemplo de que las fiestas son posibles gracias a  todos y a su implicación.

Junto a las pequeñas carretillas y el punto de libro, el pack de las fiestas incluye una bengala que los vecinos deberán encender a la vez durante la celebración del piromusical que se ha preparado entre los actos.

Temas

Comentarios

Lea También