Costa Arte

El Viserion cambrilense de Juego de Tronos

David Reñé es uno de los creadores del dragón que aparece en algunos de los planos cortos en la serie de HBO

Gloria Aznar

Whatsapp
Viserion, al salir del lago congelado.

Viserion, al salir del lago congelado.

El destino de Viserion cambió inexorablemente tras hundirse en las frías aguas del lago congelado. En su reaparición, el dragón de Daenerys Targaryen ya no era el mismo ser. Efectivamente, el sexto episodio de la séptima temporada de la laureada Juego de Tronos, es uno de los momentos en los que aparece la criatura elaborada por el cambrilense David Reñé junto a un equipo de profesionales. 

Escultura, ilustración, aerografía o sprayografía son algunas de las disciplinas entre las que se mueve el artista David Reñé. Como ocurre en ocasiones en la vida, su participación en la serie de HBO se debió a un encuentro un tanto fortuito. En una jornada de los Arnold Games, en Barcelona, coincidió con Sputnik FX, una empresa de efectos especiales que, justamente, buscaba un escultor.

El artista David Reñé. Foto: Alba Mariné

«Tras firmar un contrato de confidencialidad, me encontré ante un montón de barro con una especie de ojo y numerosas fotos de dragones. Había que hacer una maqueta para Juego de Tronos». Fueron casi dos meses de trabajo intenso para darle forma a un Viserion de tres metros y 800 kilos de barro. «Estos trabajos se utilizan en los planos cortos, para conseguir más realismo en este tipo de producciones, como Jurassic Park o El señor de los anillos», cuenta. Actualmente la cabeza de Viserion se puede visitar en Osuna, en un museo dedicado a la famosa serie.

Viserion, en Juego de Tronos, la serie de HBO.

David Reñé Quiles es licenciado en Bellas Artes, Técnico Superior en Ilustración y Máster en Docencia. Actualmente ejerce de profesor de dibujo artístico y técnico. «Empecé con acrílico haciendo paisajes en la calle, en Cambrils», explica. «Justo al lado había un chaval argentino trabajando con sprays. Me lo dejó probar y me gustó. Y al año siguiente cambié el acrílico por los sprays y me puse a pintar en Cambrils. Así todos los veranos». 

Por lo que a la escultura se refiere, Reñé se ha alzado con algunos premios del Carnaval de Tarragona, en colaboración con la comparsa Sinhus. «En la primera ocasión me pidieron un unicornio alado y ganamos. Era la primera vez que hacía una escultura a nivel profesional. Revalidamos el premio con el águila y finalmente, quedamos segundos con un samurái». 

Herensuge, criatura que aparece en la 'Guía de los seres mitológicos españoles'. Ilustración de David Reñé.

Sin embargo, Reñé se declara, ante todo, comiquero y entre otras cosas, ha publicado tiras cómicas de Benhard, personaje producido por el equipo de L’ovella negra. De tal manera que crear su propio cómic es su asignatura pendiente. «Soy muy perfeccionista y nunca me acaba de gustar lo que hago», reconoce.

Mientras se materializa, Reñé ha aunado dos de sus pasiones, la ilustración con la mitología. Fruto de esta combinación es la Guía de los seres mitológicos españoles (Editorial Círculo Rojo), elaborada junto con Pablo Ruiz Osuna, becario predoctoral en la Universitat Rovira i Virgili (URV).

Un volumen que actualmente está en proceso de Crowdfounding con el objetivo de hacer llegar el proyecto al mayor número de personas y como manifiestan sus creadores «mantener vivo el folklore». La dirección para participar es (https://es.ulule.com/guia-de-los-seres-mitologicos-espa-oles/) y está activo hasta el 23 de octubre a las 23.59 horas.

La guía es el resultado de una exhaustiva investigación en «viejos libros y pergaminos», señala Pablo Ruiz. Y por sus páginas se pasean hadas, gigantes, hombres lobo, elfos o vampiros.

Centauro. Ilustración de David Reñé.

Para la ocasión, Reñé preparó unas 150 ilustraciones, aunque finalmente quedaron en 40 a causa de los costes de publicación. Los capítulos, escritos por Pablo Ruiz, explican el origen de cada ser, sus características, en qué lugares se mueven o las particularidades que los envuelven. «Es un libro divulgativo», apunta Reñé, «con sus 500 fuentes. Y en el tema de la mitología ibérica no se encuentra ninguno mejor». ¿Sus preferidos? «Los dragones, así que podría decir el Cuélebre y el Herensuge». 

Para darles vida, el artista echó mano de la documentación, que combinó con su toque distintivo. «Al Herensuge, que es un dragón de siete cabezas, lo convertí en una especie de dragón toro con una principal y el resto secundarias, también en la cola, para que no quedara tan clasicorro». De momento, la guía se puede encontrar en Tarragona, en las librerías Drakkar y Tàrraco Còmics y en Cambrils, en la Llibreria Bellart. 

Pero, artista, ¿se nace o se hace? «Todo se puede aprender», defiende Reñé. «Dibujar es como tocar un instrumento o como practicar un deporte. Puedes ser un paquete jugando a fútbol, pero si al final entrenas todos los días, no serás Messi o Cristiano Ronaldo, pero jugarás bien. A mí me pasó en el baloncesto. En el dibujo ocurre lo mismo. Es cuestión de práctica, aunque por supuesto, hay quien tiene más facilidad».

Temas

Comentarios

Lea También