Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El aparato de 8 € que salvó la vida a la abuela de El Vendrell

El Ayuntamiento ya ha instalado 150 detectores de humo de forma gratuita en casas de ancianos

José M. Baselga

Whatsapp
Pere Callau coloca un detector de humo.

Pere Callau coloca un detector de humo.

El insistente pitido alertó al vecino. Era el mediodía del pasado viernes y el dispositivo, al detectar humo, disparó su  intermitente sonido que alarmó al vecino. También a la mujer de 90 años que vive en el piso de la calle Camí Reial donde había comenzado un incendio en la cocina.

Cuando la anciana se preparaba pasa salir del piso, que ya estaba  lleno de humo, el vecino había entrado en  la vivienda y lograba rescatar a la mujer, que sufrió un ataque de ansiedad. 

Gratis
El detector de humo que alertó de la situación es uno de los 150 que el Ayuntamiento de El Vendrell ha instalado de forma gratuita en las viviendas de personas mayores que viven solas en el municipio.

El incendio en casa de la abuela.


La iniciativa surgió en noviembre de 2016. El servicio de Protección Civil de El Vendrell planteó al Ayuntamiento colocar en las casas de personas mayores esos sensores para alertar en caso de acumulación de humo.

Obligatorios
El Ayuntamiento decidió dotar la compra de los detectores de humo, unos sistemas que son obligatorios en países como Reino Unido «y que se ha demostrado que salvan vidas», como explica Pere Callau, responsable de Protección Civil de El Vendrell. Ya hay colocados 150 dispositivos en 73 viviendas de El Vendrell. 

Inicialmente se ofrecían a personas mayores de 80 años, pero tras la aceptación y la seguridad que ofrecen, el Ayuntamiento los coloca de forma gratuita en las viviendas de personas mayores de 70 años que viven solas y en las de los vecinos que lo soliciten.

Protección Civil
Son los responsables de Protección Civil quienes acuden al domicilio del vecino que lo pide para colocar los detectores en los puntos más adecuados de la casa. Son pequeños dispositivos que funcionan a pilas y que no requieren de obras ya que quedan adheridos al techo del piso.

La colocación no requiere de obras.

Al detectar humo emiten unos pitidos constantes que no paran hasta que son desactivados por los equipos de emergencias. El objetivo es que alerten a la persona que vive en la vivienda y tenga tiempo de salir antes de que la acumulación de humo sea mortal.

Efectivos
El suceso del pasado viernes ha sido el primero desde que el Ayuntamiento coloca los detectores. En este sentido Protección Civil señala que «no sólo alertó a la persona de la vivienda sino a los vecinos. La efectividad está clara».

En el caso de la pasada semana la alarma del detector evitó males mayores. La abuela tuvo que ser atendida por el Servei d’Emergències Mèdiques a causa de un ataque de ansiedad pero supo que algo pasaba y comenzaba a salir de la casa. El vecino que acudió al rescate al escuchar la alarma del detector, tuvo que ser atendido por inhalación de humo.

Reacción
El riesgo de la acumulación de humo es que cuando la situación ya es muy peligrosa, es tarde para reaccionar y el caso de personas mayores, más aún. Por ello el Ayuntamiento optó por instalar estos dispositivos de forma gratuita. «Por 8 euros se salva una vida».

Durante esta semana el personal de Protección Civil está realizando una revisión de todos los detectores colocados en algo más de un año para comprobar su funcionamiento ya para cambiarles las pilas.

 

Temas

Comentarios

Lea También