Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El asesinato de un hombre en Miami se cierra con un acuerdo judicial

‘El pistolero de Gavà’ sigue ingresado en prisión por matar a tres personas en 2017

ACN

Whatsapp
Casa de Miami donde se encontró a un hombre muerto en 2017. FOTO: ACN

Casa de Miami donde se encontró a un hombre muerto en 2017. FOTO: ACN

La Audiencia de Tarragona ha cerrado la última causa judicial pendiente de Jorge Casas Cordero, más conocido como el ‘pistolero de Gavà’, que en 2017 acabó con la vida de tres personas en una semana. La defensa, la fiscalía y la acusación particular sellaronn ayer un acuerdo por la muerte a tiros del exsuegro en Miami Platja, en Mont-roig del Camp.

El tribunal ha absuelto al hombre de un delito de asesinato con alevosía por concurrir la eximente completa de trastorno mental y ha acordado su internamiento en un centro psiquiátrico durante 25 años. Se trata de la misma medida que ya fijó la Audiencia de Barcelona por los casos de Vilanova i la Geltrú y de Gavà, por cada uno de los cuales cumple 40 años de internamiento en Brians 1.

La sentencia, que ya es firme, también prevé diez años de privación de licencia o permiso de armas y diez años más de libertad vigilada una vez salga del centro psiquiátrico.

Además, deberá indemnizar a los familiares con 400.000 euros: 180.000 euros para la viuda, 130.000 euros para la hija que convivía con la víctima y 100.000 euros para el otro hijo del hombre. El tribunal también impone al pistolero las costas judiciales, incluidas las de la acusación particular.

A preguntas del magistrado, el acusado respondió que entendía las condiciones del pacto de conformidad y que aceptaba el contenido. Además, también manifestó que se mantiene bajo tratamiento y que ahora se encuentra «mejor». El juez apuntó que, si presenta una evolución positiva de su trastorno, la medida de internamiento podría acortarse.

Técnicamente, sin embargo, los años son acumulativos –entre los tres casos ascienden a 100 años–, pero la ley no permite internamientos superiores a cuatro décadas.

A finales de junio de 2017, Jorge Casas Cordero disparó contra dos empleados de un pequeño restaurante de la zona marítima de Vilanova i la Geltrú (Garraf). Fruto del suceso, murió un camarero, mientras que la propietaria del local resultó herida.

Tres días después, el 2 de julio de 2017, el hombre mató al padre de su expareja –una mujer con la que había estado entre los años 2005 y 2011–. Hacia las tres de la tarde, accedió a la vivienda que su exsuegro tenía en Miami Platja. Cuando ambos estaban en la cocina, el pistolero le disparó con un rifle que llevaba, a una distancia de menos de 80 centímetros, de repente y por sorpresa, sin que la víctima –que se encontraba de rodillas– pudiera hacer nada para defenderse. El disparo produjo la muerte casi inmediata a la víctima, que tenía 63 años, mientras el agresor huyó del lugar de los hechos.

Un policía muerto

El 6 de julio de 2017, el hombre acudió al tanatorio de Gavà, donde se estaba celebrando el velatorio y el funeral de la víctima que había fallecido cuatro días antes en Mont-roig precisamente a manos suyas. Una vez allí, disparó contra dos policías locales, uno de los cuales murió y el otro quedó herido grave. El pistolero llevaba el mismo rifle y la misma munición con la que mató el exsuegro, y fue detenido horas después en Canyelles.

Temas

Comentarios

Lea También