Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El asesino confeso de su expareja en Salou: "Me volví loco"

El acusado insiste que “no tenía intención de matarla” y que solo se quería despedirse antes de suicidarse

ACN

Whatsapp
El abogado Pau Albiac y el acusado, en primer plano, del crimen pasional. FOTO: ACN

El abogado Pau Albiac y el acusado, en primer plano, del crimen pasional. FOTO: ACN

El asesino confeso de la expareja en Salou el junio del 2017, Abderrahmane Hammou, ha declarado hoy en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Taragona.

El hombre ha explicado en la sala que, la noche antes de los hechos, vio la chica manteniendo relaciones con una otro hombre y que se volvió “loco”. Según el acusado, se sentía “confundido” y “perdido”, y decidió sacarse la vida.

Antes, pero, ha dicho que quería despedirse de Fadoua “porque la quería mucho”, por lo que esperó que saliera de casa y subió al coche de ella con la intención de hablar. Según el acusado, después de parar el vehículo en el Vial del Cavet, la chica le gritó que se fuera “a tomar por el culo” y él le clavó más de 30 puñaladas.

El hombre ha repetido en más de una ocasión que “no tenía intención de matarla” y que el cuchillo lo llevaba con la intención de sacarse la vida. Sobre los motivos del crimen, se ha limitado a decir que apuñaló Fadoua “sin pensar” porqué le venían a la cabeza las imágenes de ella manteniendo relaciones con otro hombre. 

Hammou ha aclarado que vio a la expareja dentro de un coche en Salou con otro hombre la noche antes del crimen, alrededor de las dos de la madrugada. Su versión, pero, no encaja con la que lunes dio el cuñado de la víctima en el juicio, según el cual aquella noche la familia fue a cenar fuera, visitaron la nueva pareja de la chica y, finalmente, Fadoua volvió con ellos hacia casa porque el día siguiente trabajaba.

Después de ver la escena, el asesino confeso ha dicho que se puso muy nervioso, que tomó una copa en un bar y que compró “dos pastillas” de droga. También ha dicho que no pudo dormir en toda la noche y que estuvo viendo videos en Internet de cómo podía sacarse la vida colgándose. 

Hammou ha explicado que la esperó a la salida de casa a Vilafortuny, que ella accedió a hablar y que subió al coche de ella. Según el hombre, mientras circulaban por el Vial de Cavet, le pidió que parara el coche porque él “quería bajar”.

Una vez parados, ha explicado que acabaron discutiendo y ella lo insultó y le clavó el arma. Hammou ha admitido que la chica se intentó defender, pero ha mantenido que la primera cuchillada fue al corazón y que ella ya cayó encima suyo inconsciente. Después le clavó una treintena de puñaladas más.

A continuación, Hammou ha relatado que dejó el arma dentro del coche y que se dirigió hacia un campo con la intención de sacarse la vida. Su versión es que intentó colgarse de un árbol con una soga, pero que ninguno era bastante alto y no supo hacerlo. Por este motivo, decidió andar hasta la comisaría de los mossos y confesar los hechos.

Durante la declaración, el hombre ha dicho que en febrero de aquel año se fue a Marruecos porque quería vender una propiedad en este país para conseguir dinero y “comprarle una casa” a Fadoua en Catalunya. Ha añadido que no le daban bastante dinero, y por ello trabajó en la  Costa del Sol para volver a Tarragona meses más tarde. Asegura que intentó ponerse en contacto con Fadoua, pero que ella no le cogía el teléfono. 

Se enfrenta a 23 años de prisión

En el turno de conclusiones definitivas, la fiscalía y la acusación popular han mantenido la petición de 23 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento con el agravante de parentesco y la atenuante de confesión. En concepto de responsabilidad civil, quieren que el acusado indemnice los padres de la chica con 100.000 euros por el perjuicio moral causado y a cada una de las dos hermanas con 90.000 euros. 

Por su parte, la defensa ha solicitado una pena de cinco años de prisión por homicidio con las atenuantes de confesión y arrebato. De hecho, la defensa sostiene que la primera cuchillada que el hombre clavó a la víctima es la que penetró en el corazón y la que le ocasionó la muerte casi inmediata, con lo cual el resto de heridas se produjeron una vez ya era muerta.

Después de las conclusiones y los informes, está previsto que mañana jueves el tribunal entregue el objeto del veredicto a los miembros del jurado popular.

Temas

Comentarios

Lea También