Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El autobús sin conductor llega a El Vendrell en fase de pruebas

Reportaje. Este sistema de transporte ya funciona con éxito en diferentes países de todo el mundo 

José M. Baselga

Whatsapp
El autobús autónomo que se presentará en El Vendrell.   FOTO:  DT

El autobús autónomo que se presentará en El Vendrell. FOTO: DT

La movilidad sostenible es un reto para las ciudades que obligará incluso a modificar la planificación urbanística. La restricción del vehículo privado y la potenciación del transporte público, mucho más sostenible, es el planteamiento que regirá las políticas de movilidad en los próximos años.

Una de las apuestas que ya se han probado en el parque tecnológico de Gipuzkoa y que da servicio a 4.000 trabajadores, en Lyon (Francia), Bad Birnbach (Alemania), Singapur (China), Perth (Australia) o en Amsterdam, entre otras ciudades, es un autobús autónomo sin conductor.
Ese vehículo autónomo estará en El Vendrell, a modo de exhibición, entre los próximos días 3 y 7 de octubre. La prueba del vehículo será en el centro histórico en un trazado aún por determinar. El objetivo es que los vecinos conozcan un sistema de transporte que ganará presencia en muchas ciudades.

La iniciativa la impulsa la Associació de municipis per la Mobilitat i el Transport Urbà (AMTU) para que vecinos y administraciones conozcan la propuesta de movilidad y cómo deberá cambiar el concepto y diseño de las ciudades. El autobús autónomo que llega a El Vendrell en una gira por Catalunya se llama Erica. Es un vehículo eléctrico y tiene un autonomía de 14 horas. Erica llevará un máximo de 12 personas en cada trayecto a unos 18 kilómetros/hora. Los vecinos podrán subir de forma gratuita. Erica realiza una gira por diferentes municipios catalanes y en la demarcación de Tarragona, además de El Vendrell, también será presentado en Reus. En las ciudades por las que ya ha pasado ha levantado una gran expectación y valoración entre quienes lo han probado.

Los impulsores del sistema consideran que algunos municipios catalanes ya podrían tener autobuses autónomos de forma estable. Está pensado inicialmente para cubrir lo que se denomina «último kilómetro» en el sentido de lanzadera que lleva al usuario desde un punto a su destino final.

En este sentido, el autobús autónomo es adecuado para la unión de núcleos de población de municipios muy diseminados o para acceder a centros de trabajo o formación que quedan en las afueras de las ciudades. El vehículo está dotado de sensores que reconocen el trayecto y cámaras que controlan todas las circunstancias del entorno. Aunque va sin conductor, puede llevar a personal para la venta de billetes.
La implantación del vehículo autónomo conlleva sus retos, como fijar la legislación para adaptarla a las responsabilidades en caso de accidente o la convivencia con los vehículos con conductor.

Temas

Comentarios

Lea También