Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El bloque de El Vendrell ocupado por la PAH se prepara para un frío Fin de Año

Nueve familias con 28 niños ya residen en el inmueble que había sido saqueado. La PAH ha logrado habilitar una decena de pisos y reclama que el edificio sea destinado a alquiler social
Whatsapp
Falta la luz en muchas de las viviendas. Las linternas ayudan a caminar por el edificio. Foto: Lluis Camell

Falta la luz en muchas de las viviendas. Las linternas ayudan a caminar por el edificio. Foto: Lluis Camell

La pequeña duerme en un sillón embutida en mantas para intentar cubrirse del frío que entra por todos los rincones. La familia, con otra niña, es una de las que reside en el Bloque 47, el edificio que ocupó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)en El Vendrell hace ya 100 días.

Esta noche algunos irán con sus respectivas familias. Otros se quedarán en el Bloque 47. «Habrá caldo y empanada de atún». Y quizá cava si algún vecino acerca una botella. Para celebrar algo, aunque no saben bien qué es lo que hay que celebrar. Quizá el por lo menos tener un techo, aunque entre frío por todos los rincones.

Nueve familias

En tres meses son ya 10 las viviendas que se han podido aprovechar del edificio. Son 9 las familias con 28 niños las que viven en el Bloque 47, un nombre que recuerda al artículo de la Constitución que reconoce el derecho a una vivienda digna. «Cada día vienen más personas a preguntar si hay espacio porque están en la calle», explica Antonio.

Queda otra decena de pisos en el edificio pero están destrozados. El vandalismo de quienes entraron a saquear cables y todo lo que pudiese tener valor lo dejó casi en ruinas antes de que la PAHlo ocupase.

Antonio lo explica mientras recorre el inmueble. Nunca pensó que podría pasar un Fin de Año como el de esta noche. Fue pequeño empresario hasta que se vio en la calle buscando donde poder dormir. Yllegó al Bloque 47. «En este país los únicos que ayudan son los de la PAH».

Poco rato la estufa

Va a hacer frío esta noche, pronostica. Las familias con hijos más pequeños pueden encender las estufas eléctricas en algunos momentos. No pueden poner más porque los vándalos arrancaron el cableado y el provisional que tendió la PAHes insuficiente. «Si ponemos más de dos estufas salta todo». Un cable que resista cuesta 400 euros «y antes está poder comer».

«Y si el frío es muy intenso, pues se junta más gente con los niños en uno de los pisos», explica Antonio. Mientras, en una cocina Christian prepara un arroz a sus hijas. Pasará esta noche en el Bloque 47, donde el Fin de Año será menos Fin de Año.

«Esta situación afecta a todos». El joven, padre de dos niñas trabajó en la construcción y después como chófer hasta que la crisis, o como quieran llamarlo, lo dejó en la calle. Llegó a cobrar una ayuda de 400 euros y pagaba 350 de alquiler. «A través de las redes sociales supe que en este edificio podía tener un lugar para mi familia». Y se instalaron en el Bloque 47. Una Navidad y un Fin de Año inimaginable. Pero dice que «al menos no vamos a estar solos. La gente se une y se apoya. Es lo único que te ayuda a seguir adelante».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También