Más de Costa

El buen rollo inunda la feria más esperada

Crónica. Normalidad. La muestra ‘Cambrils, entrada al País del Vi’ regresa por todo lo alto con su 11 edición celebrada en el Parc del Pescador

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Una de las bodegas explica su gama de vinos a los visitantes. FOTO: ALBA MARINÉ

Una de las bodegas explica su gama de vinos a los visitantes. FOTO: ALBA MARINÉ

En estos días las risas y el optimismo llenan de buen rollo el Parc del Pescador de Cambrils. Tras un año sin poder celebrarse por culpa de la pandemia, este puente ha regresado, por fin, la muestra Cambrils, entrada al País del Vi, un evento imprescindible en el calendario de eventos locales que reúne a miles de personas que quieren pasar un buen rato con una normalidad prácticamente absoluta tras un año y medio complicado.

Hasta hoy martes los amantes del vino y la gastronomía tienen una de las citas más esperadas tanto por cambrilenses como por los residentes de poblaciones vecinas y turistas que han venido al municipio a desconectar unos días. En su 11 edición, la feria cuenta con la participación de 26 bodegas de las diferentes D.O. de la provincia y 13 restaurantes y bares locales que han superado sus expectativas iniciales. El sábado, el día de máxima afluencia, los visitantes arrasaron con todas las propuestas gastronómicas. También las bodegas servían centenares de copas de vino, cava e incluso sangría a las miles de personas que se concentraban en el parque, con un control de aforo exhaustivo y con muchas mesas y sillas colocadas con suficiente distancia por todo el recinto para poder quitarse la mascarilla y tomar con tranquilidad la copa. Una imagen que se repetía el domingo y ayer lunes.

«Necesitábamos un evento así. Parece que hemos vuelto a la normalidad, no nos relajamos porque por el parque vamos con la mascarilla puesta pero da mucha alegría poder estar aquí con los amigos, beber un buen vino y pasar un buen rato», explicaba Marta.

Un grupo de amigas disfruta de su copa de vino en la muestra. FOTO: ALBA MARINÉ

Un regreso por todo lo alto de esta muestra en la que el Patronat de Turisme de Cambrils ha apostado por unas normas de seguridad que muchos visitantes han aplaudido. Para acceder a la feria solo hay una entrada en la que unos vigilantes cuentan el número de personas para no superar el aforo máximo establecido. Tanto el sábado y el domingo hubo gente que tuvo que esperarse para poder entrar. También se ha valorado positivamente la distancia entre las casetas de las bodegas participantes y el hecho de aprovechar mejor todo el espacio, que este año incluye el mercado artesanal «La Sardineta», con ocho paradas de artistas locales que muestran sus productos de decoración del hogar, bisutería o juegos infantiles. «Creo que la feria podría hacerse dos veces al año. Una aquí en el Parc del Pescador y la otra en el Pinaret. Si se cumplen las medidas no hay problema. Está todo muy controlado», decía Jose.

Además de degustar vinos y tapas, este año también han vuelto a organizarse las actividades dirigidas a los más pequeños, así como las catas –la mayoría gratuitas- en el Auditori del Parc. Entre las destacadas estaban los mejores blancos y espumosos de los premios Vinari 2021, una excelente oportunidad para conocer las propuestas de las bodegas referentes de la provincia. Hoy será el turno de uno de los eventos más notorios de la edición: el showcooking-maridaje de Restaurant Casa Macarilla 1966 y Torelló Viticultors.

Cinco días que también han contado con actuaciones musicales de diferentes estilos que han puesto el broche de oro a esta edición, la más feliz para muchos, que se recordará como la de la nueva normalidad y la de la esperanza.

Temas

Comentarios

Lea También