Más de Costa

El callejero de Torredembarra solo tiene un nombre dedicado a una mujer

El Ayuntamiento trabaja para resaltar aquellas figuras importantes de la historia local y universal

JORDI CABRÉ

Whatsapp
La calle Donya Guiomar, en la urbanización Babilònia de Torredembarra. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZUNO DE LOS NUEVOS PARQUES CON NOMBRE DE MUJER. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La calle Donya Guiomar, en la urbanización Babilònia de Torredembarra. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZUNO DE LOS NUEVOS PARQUES CON NOMBRE DE MUJER. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Torredembarra tiene un callejero con 409 nombres y solo uno de ellos está dedicado a una mujer: Donya Guiomar, en la urbanización Babilonia. Por el contrario, unas cuarenta calles de la misma ciudad tienen nombres de hombres. El mismo nomenclátor también dedica un único espacio a oficios en los que las mujeres son mayoría: plaza de Les Remendedores.

Con esta invisibilidad palpable el Ayuntamiento de Torredembarra empezó la pasada legislatura a reconducir la situación y la primera piedra que se puso para dar visibilidad a las mujeres que por una razón u otra merecen un reconocimiento social y público, fue dedicar el nombre de cuatro parques. La decisión se aprobó en se sión plenaria.

Ante la falta de calles por renombrar y con la posibilidad de rebautizar tres parques públicos, el consistorio decidió homenajear a la primera ministra en Europa, Frederica Montseny, otorgándole el nombre del parque que confluye entre las calles Lleida, Alt de Sant Pere y Rodes.

El segundo bautizo está dedicado a las 13 mujeres fusiladas en uno de los episodios más crueles de la guerra civil y el parque que se encuentra entre el Camí del Moro, Joaquim Torres-Ibern, Francesc Gual y Cal Pastoret, se llama ahora el Parc de les Tretze Roses.

El último nombre de mujer otorgado se ha dedicado a Marta Mata, un referente en el mundo de la pedagogía catalana. Este parque rebautizado se encuentra entre las calles Enxaneta, David Sánchez, Molí de Vent, Pianola y Clavencí. Con esta decisión de homenajear a mujeres en los tres parques torrenses, ahora los espacios públicos llegan a 412 y dedicados a mujeres son 4.

«La falta de nombres de mujeres en las calles y plazas de la ciudad es más que evidente», admite la concejala de Cultura i Patrimoni, Núria Batet. «Es una situación que debemos cambiar y por ello hemos rebautizado estos parques públicos con nombres de mujeres», añade.

Este pequeño paso debe tener continuidad y es la voluntad del gobierno torrense. En la pasada legislatura el consistorio ya puso de plaza de Les Remendadores al espacio donde se ubica la carpa en el barrio de Baix a Mar, al lado del centro medioambiental Cal Bofill. «No solo hay que buscar un mayor equilibrio en el bautizo de plazas, calles o espacios públicos, sino también debemos tener presente a los torrenses ilustres que merecen tener una placa», admite la concejala, quien señala que ilustres como Josep Gual, Antoni Gras Sagal deben tenerse en consideración junto a Magda Martí y Maria-Rosa Wennberg Ball-Llovera (también torrenses ilustres).

Calles nuevas

Con el bautizo de estos tres espacios en abril, el Ayuntamiento de Torredembarra también se ha planteado darle visibilidad a la figura que da nombre a estos pulmones verdes. Estas últimas semanas, el parque dedicado a Frederica Montseny tiene un rótulo para visibilizar este bautizo y Batet reconoce que «se está trabajando en otros elementos que permitan realzar la figura del personaje que da nombre al parque». Sin entrar en detalles, las ideas que se barajan en la concejalía pasan por carteles informativos o un busto de la protagonista (si la ocasión lo merece).

Otra de las propuestas que forma parte de estas ideas de innovación pasa por actualizar las placas y que éstas puedan mediante el móvil poder aportar información de quién es el personaje al que está dedicada. Batet señala que los nombres que la comisión de expertos proponen al plenario también se sopesa qué lugar es el más idóneo para ponerlo. Por una parte, se entiende que una calle y plaza con correo postal tiene más visibilidad que una rotonda, un parque o un espacio sin viviendas.

La concejala de cultura i Patrimoni reconoce que muchos de los nombres pendientes y que deberían tener un reconocimiento en el callejero torrense deberán esperar a que se creen nuevos viales y estos se puedan renombrar.

Temas

Comentarios

Lea También