Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El cambio climático podría alargar la vida útil de las nucleares de Vandellòs y Ascó

ANAV considera que las plantas de energía atómica serán imprescindibles para hacer frente a los acuerdos sobre la reducción de gases de efecto invernadero en un futuro

Carmina Marsinach

Whatsapp
La CN Vandellòs II está realizando la 23 recarga de combustible. FOTO: PERE FERRÉ

La CN Vandellòs II está realizando la 23 recarga de combustible. FOTO: PERE FERRÉ

El cambio climático podría alargar la vida útil de las nucleares de Vandellòs y Ascó más allá de los 40 años. El director general de la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós II (ANAV), José Antonio Gago, la empresa que gestiona ambos complejos, considera que todas las fuentes de generación de energía eléctrica que no emiten C02 tendrán un «papel fundamental» en un futuro para cumplir con los acuerdos de reducción de gases de efecto invernadero.

El objetivo de la Unión Europea es que para el año 2050 la generación de energía eléctrica tiene que tener una huella de 25 gramos de CO2 por kWh generado. «El reto que se ha marcado Europa es demoledor (…) según la Agencia Internacional de la Energía para acercarnos al objetivo, la ampliación de vida de las centrales es indispensable y si disminuimos la energía nuclear tanto la seguridad de suministro como los objetivos de cambio climático serán inalcanzables», dijo Gago que señaló que por octavo año consecutivo la energía nuclear lidera la producción eléctrica en España y supone un 20% del total. 

Estos días se están realizando tareas de mantenimiento en el edificios de turbinas de Vandellòs II. FOTO: PERE FERRÉ

Desde ANAV aseguran que en los últimos años han invertido en recursos humanos y en la modernización de las plantas de modo que estarían «preparadas» para operar más allá del 2035. 

Según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) está previsto que en 2030 cierre la central de Ascó I, mientras que en 2032 debería cesar la actividad Ascó II y Vandellòs II en 2035. 

«La ampliación de vida de las centrales es indispensable para alcanzar los objetivos de cambio climático», José Antonio Gago, director general de ANAV

Ayer ANAV hizo balance de este último año y puso sobre la mesa las actuaciones previstas para este 2020. Ahora están a la espera de recibir respuesta sobre su solicitud de renovación de la Autorización d’Explotación para 10 años más, hasta 2030 de la CN Vandellòs II, por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Por su parte la nuclear de Ascó pedirá en septiembre del 2020 prorrogar su actividad. 

Estos días están llevando a cabo la 23 recarga de combustible en Vandellòs II. Esta recarga tiene como proyecto singular el cambio de dos recalentadores separadores de humedad conocidos como MRS. El año que viene también están previstas dos operaciones de recarga en Ascó, en el grupo 1 en el mes de abril y en el 2 en el mes de octubre. 

El director general de ANAV, explicó que ya están reparadas las fugas que había habido en los sistemas de refrigeración y por las que hay una investigación judicial abierta. Gago aseguró que han aplicado una técnica especial de inspección para detectarlo de forma preventiva.

En 2020 también se sustituirán los bastidores de la piscina de almacenamiento en Vandellòs II que les permitirá  ampliar la capacidad de almacenamiento de combustible gastado. 

En 2024 ANAV también deberá ampliar el almacén temporal individualizado (ATI) de Ascó para depositar los residuos que genera para seguir operando ya que su capacidad se está agotando. 

Ampliación del ATI de Ascó

De momento están ocupadas 21 de las 32 posiciones de contenedores que hay. Ya han iniciado conversaciones con Enresa, la empresa que gestiona los residuos radioactivos, con el fin de ampliar el almacén actual o para construir un nuevo almacén adicional. 

Las nucleares también están inmersas en el proceso de evaluación internacional de las plantas para comprobar que estén preparadas para operar a largo plazo. Son las primeras plantas de todo el Estado que se han sometido a la Missió Pre-SALTO del Organismo Internacional de Energía Atómica (OEIA).

Está previsto que este mes de diciembre se lleve a cabo el despliegue de la Unidad de Respuesta permanente de la Guardia Civil en Vandellòs II que contará con los mismos efectivos que en el CN Ascó. Una medida que pretende mejorar la seguridad física de las plantas nucleares. 

Planes de emergencia 

Cabe recordar que la semana pasada el Síndic de Greuges alertó de las «deficiencias» de los planes de emergencia nuclear y de evacuación en el entorno de las nucleares de Vandellòs II y Ascó, un documento que elaboraron a instancia de los alcaldes de los municipios afectados. Una deficiente cobertura de telefonía móvil, carreteras en mal estado, demoras en el transporte ferroviario o comunicación aún a través de fax, son algunas de las deficiencias que recoge el informe. 
El director general de ANAV aseguró que ellos tienen competencias en la seguridad interna y no en la externa, pero se mostró abierto en colaborar con las administraciones si se lo requerían.

Temas

Comentarios

Lea También