Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El casco antiguo de Salou renace con la apertura de una docena de tiendas

Los locales vacíos han dado paso a nuevos comercios, en su mayoría de ropa, que prevénabrir todo el año. Son negocios particulares o franquicias que hasta funcionan algunos domingos
Whatsapp
Mari Carmen Irland es la propietria de la tienda Mahalo Surf Shop de la calle Ponent.  Foto: Pere Ferré

Mari Carmen Irland es la propietria de la tienda Mahalo Surf Shop de la calle Ponent. Foto: Pere Ferré

El casco antiguo de Salou ha cambiado los locales vacíos –en venta o alquiler– por negocios abiertos todo el año. Ha renacido comercialmente este invierno. Tiene movimiento. «Hay una docena de tiendas nuevas de calidad en las calles Barcelona, Ponent, Valencia y Església», afirma Juli Vilaplana, presidente de la asociación de comerciantes y empresarios 365 dies Salou Vila Comercial. La mayoría son de ropa, pero también hay de perfumes o complementos. Franquicias o particulares, enfocadas tanto a clientes locales, vecinos del municipio, como a turistas.

«Se está recuperando el casco antiguo como lugar de paseo y eso anima a los emprendedores a instalarse allí. Es una zona con mucho potencial comercial, cerca de la playa, pero tranquila al estar alejada del bullicio en plena temporada turística», asegura Vilaplana.

El punto de partida de su revitalización fue la apertura, el año pasado, de nuevos bares y restaurantes. «Sus terrazas se llenan cuando hace buen tiempo y eso atrae clientes a las tiendas. Ser la única zona peatonal de Salou le da un atractivo extra. Las familias pueden dejar a los niños sueltos con tranquilidad», dice Vilaplana.

La bajada del precio de los locales ha sido otro factor decisivo. Los comerciantes se habían quejado en más de una ocasión de lo caros que eran los alquileres en el casco antiguo. Ahora los propietarios han ajustado sus tarifas, lo que ha atraído a emprendedores locales o de lugares como Zaragoza u Holanda.

«Se han juntado varios factores que nos han beneficiado:más establecimientos de hostelería, más personas paseando o la campaña de promoción Salou Happy Weekend impulsada este invierno por el Ayuntamiento. Los vermuts musicales han sido un éxito», manifiesta el presidente de la Associació 365 dies Salou Vila Comercial.

Mari Carmen Irland es una de las últimas emprendedoras que se ha instalado allí. Es la propietaria de la tienda Mahalo Surf Shop, ubicada en la calle Ponent. Abrió en octubre. En su local había antes un comercio de cigarrillos electrónicos. «Es una zona muy familiar, la gente pasea con los niños, mira los escaparates, entra en las tiendas... El invierno ha sido duro, como en el resto del pueblo, pero ahora se nota más movimiento con la llegada de los primeros turistas», comenta.

Enfrente de Mahalo, María Pérez regenta la tienda de complementos Rosas Blancas. Llegó cuando todavía predominaban los locales vacíos en el casco antiguo. «Esta zona me encanta, tiene mucho potencial, pero está un poco abandonada por el Ayuntamiento. Para potenciar que las tiendas abran todo el año debería bajarles los impuestos. Ytendría que poner carteles con flechas para indicar que hay calles comerciales», propone.

 

En el olvido

Pérez lamenta que los vecinos de Salou no sean muy dados a comprar en el casco antiguo. «Suelen ir a otros sitios», dice. De hecho, Vilaplana apunta que en la última edición del Gastrotour un cliente que fue a su heladería –La Ibense, situada en la calle Valencia– le dijo que llevaba tres años sin pisar aquella zona.

La llegada franquicias, sobre todo en la calle Barcelona, también ha ampliado el horario comercial. Hay establecimientos que abren algunos domingos. «De momento abren pocos, pero cada vez son más», explica Vilaplana.

La cadena de ropa de hombre Macson desembarcó en la calle Barcelona el pasado noviembre. «Hasta ahora, nuestros clientes son sobre todo del pueblo o turistas que tienen aquí apartamentos o segundas residencias. En esta zona hay gente todo el año, aunque a los de aquí les cuesta pasar de la vía», indica Yolanda Segura, dependienta de la tienda.

Sus perspectivas para la temporada son optimistas: «Estamos en el pueblo pero cerca de la zona turística, la gente pasará por aquí para ir a la playa, así que esperamos que vaya bien».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También