Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio de Calafell ya no puede resistir la competencia mantera

Los comerciantes se plantean sacar a la calle sus productos como forma de protesta y para pedir soluciones

José M. Baselga

Whatsapp
El número de manteros se ha incrementado en las últimas semanas.  Foto: DT

El número de manteros se ha incrementado en las últimas semanas. Foto: DT

A medida que avanza la temporada la presencia de manteros con todo tipo de materiales se intensifica en el paseo marítimo de Calafell para desesperación del comercio que no puede competir con unos vendedores que no pagan impuestos y revientan precios justo delante de las tiendas que tienen los mismos productos.

El incremento de manteros ha levantado las quejas del comercio que teme que la presión que pueda ejercerse contra la venta ilegal en Barcelona por los problemas que provoca el gran número de manteros, genere un desplazamiento de los vendedores a la localidad. En este sentido los comerciantes reclaman más control.

‘Sin decomisar’

En el pleno de ayer el concejal de CiU Francesc Clavero, en la oposición, acusó al actual gobierno que en la pasada temporada no decomisase ni un sólo producto y recordó que en la anterior legislatura se implantó la sanción para los compradores como medida disuasoria.

El concejal de gobernación Joan Maria Triadó señaló que mientras en pasado años había unos 80 manteros en la localidad y que incluso vendían enfrente de los comercios, «ahora quedan unos 20 y se ponen en lugares que afectan menos al comercio. Reconoció sin embargo que a las 23.00, la hora cuando las patrullas de proximidad acaban el servicio «puede ser un momento que aprovechan para colocarse».

En este sentido Triadó apuntó que se va a mantener la misma estrategia del pasado año aunque no la reveló. Señaló no obstante que se incrementará la presión policial aunque apuntó que con los cuerpos locales los manteros «juegan al gato y al ratón» en el sentido de que cruzan la frontera municipal cuando se ver perseguidos por los agentes policiales. Mientras los comerciantes plantean colocarse en la calle con mantas para vender los productos que tienen en sus tiendas, Triadó reclama la cooperación con otros cuerpos como los Mossos d’Esquadra.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También