Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio de El Vendrell rechaza oficinas en los bajos de Cal Mumbrú

La modificación de una ordenanza que aprobó CiU y PxC permitiría la apertura si se restaura el edificio
Whatsapp
Los bajos del edificio de Cal Mumbrú son un codiciado local en el centro del núcleo histórico.  Foto: JMB

Los bajos del edificio de Cal Mumbrú son un codiciado local en el centro del núcleo histórico. Foto: JMB

Comerciantes y vecinos del núcleo histórico de El Vendrell lamentan la posibilidad de que en los bajos del edificio de Cal Mumbrú puedan instalarse oficinas. El que es uno de los locales con mayor potencialidad del casco urbano por su ubicación en la Plaça Nova, está cerrado desde hace años cuando puso fin a su actividad la sastrería que acogió durante décadas.

En los últimos días se ha extendido entre el comercio la posibilidad de que en el local abran oficinas. Magí Mateu, presidente del Centre d’Iniciatives i Turisme (CIT)de El Vendrell, entidad que agrupa al comercio del municipio , señala que «sería un error que recorta la capacidad de activar comercialmente el centro del pueblo con una oferta atractiva».

 

Hay consultas

Oficialmente no hay ninguna solicitud, pero según ha podido saber el Diari, el Ayuntamiento ha recibido una instancia preguntando sobre los usos que podría tener el local y si podría acoger oficinas. El sector comercial pide al Consistorio que rechace esta actividad en la plaza más grande del centro de El Vendrell en plena zona peatonal.

Magí Mateu señala que las oficinas «cierran por la tarde y durante el fin de semana. No aportan atractivo ni reclamo comercial y Cal Mumbrú está en un lugar estratégico». En este sentido recuerda a los diferentes partidos políticos con representación en el Ayuntamiento que durante años han prometido dinamizar el tejido comercial y trabajar para traer firmas para potenciar al municipio. Ahora no pueden hacer lo contrario».

Desde su cierre Cal Mumbrú no recuperó su actividad comercial . Según explican desde el sector algunas propuestas de hostelería y restauración han sido rechazadas por la propiedad. Magí Mateu destaca que ese sería una actividad de gran atracción para dinamizar el núcleo histórico. Los bajos del edificio sólo recuperaron actividad durante unos meses para instalar la oficina del Pla de Barris y a cambio el Ayuntamiento saneó la fachada.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También