Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El concejal de Cambrils que llamó 'pumas' a los maños pide perdón

Eduard Pellicer fue el protagonista de una sesión plenaria en la que se trataron dos mociones relacionadas con su polémico post. «Utilicé una expresión inadecuada. Pido disculpas», dijo

Cristina Sierra

Whatsapp

La polémica de los «pumas» (putos maños) fue la protagonista del pleno ordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Cambrils. El desafortunado comentario realizado por el concejal de ERC, Eduard Pellicer, en su perfil de Facebook hizo que la oposición presentara dos mociones relacionadas con el caso que fueron debatidas de manera intensa y que sirvieron para darle un tirón de orejas al edil, que aprovechó la sesión para excusarse de manera pública. «Utilicé una expresión inadecuada. Pedí disculpas y hoy las vuelvo a pedir», afirmó el concejal en una sala en la que varios asistentes lucieron las banderas de España, Aragón y Tabarnia.

El grupo del PP consiguió que su propuesta se aprobara por unanimidad tras haber consensuado con diferentes partidos el texto, antes del pleno. David Chatelain leyó la moción en defensa de la imagen turística de Cambrils y en desagravio al pueblo aragonés. «El ayuntamiento debe disculparse con los aragoneses por una afirmación irresponsable y fuera de lugar por parte de un concejal de gobierno (…) No es solo un despropósito, algo inaudito e indigno de un representante del gobierno, sino que además pone en riesgo el principal motor económico de nuestra ciudad», apuntó. El portavoz del partido también aprovechó la situación para pedir que se mantengan los espacios públicos limpios para no comprometer la marca turística del municipio. 

El concejal Eduard Pellicer (izquierda), foco de la polémica de las últimas semanas, en una imagen de ayer en el pleno. FOTO: Pere Ferré
Eduard Pellicer (izquierda), durante el pleno. Foto: Pere Ferré

Tras su exposición, una pareja que estaba sentada en primera fila se levantó y exclamó: «¡Aquí un puto maño!». El resto de grupos de la oposición respaldaron las palabras de Chatelain y condenaron los hechos. Especialmente significativa fue la afirmación del concejal no adscrito, Santi Gámez, que pidió que las personas que tienen una segunda residencia en la ciudad se empadronen en ella y «voten en las elecciones del año que viene para echar al gobierno que tenemos». Ivan Sanz, de la Assemblea de Cambrils, incluso habló de dimisión. «Es intolerable que un representante público, de una manera tan irresponsable, falte al respeto a toda una región. Creíamos que asumiría su responsabilidad pero vemos que no. Esta situación ha supuesto, una vez más, poner al municipio en el mapa desde una perspectiva negativa», dijo.

En esta línea, Imanol Rico, de Ciutadans, preguntó a Pellicer si tenía el «valor» para dimitir y mostró su indignación con Chatelain, que no consultó con el partido el texto del documento. «Ha pactado con el PDeCAT para transaccionar la moción», aseguró visiblemente molesto. Ante esta afirmación, el portavoz del PP explicó que su intención era limpiar la imagen del municipio y que se habían retirado unas líneas que hacían referencia a simbología política.

Los socios de gobierno de ERC, PDeCAT y PSC mostraron su apoyo a la moción

Por su parte, los socios de gobierno de ERC, PDeCAT y PSC mostraron su apoyo a la moción. «El sentido es manifestar el cariño y respeto al pueblo aragonés y queremos demostrar que Cambrils ese no es su sentir», apuntó Ana López. Mercè Dalmau también agradeció el gesto de Chatelain de aceptar la petición que hizo su partido para poder aprobar el texto íntegro. 

«Aprovechamiento político»

La segunda propuesta vino de la mano de Ciutadans, que planteó organizar una jornada cultural aragonesa en el municipio que fuera de carácter anual y en el que se hicieran diferentes actividades como conferencias, presentaciones de libros o una exhibición de jotas aragonesas. El problema fue el contenido de la moción, donde el partido mezcló los atentados terroristas con el «insulto» de Pellicer.

Cs planteó organizar una jornada cultural aragonesa en la localidad

La concejal no adscrita Cinta Ballester, tildó de «aprovechamiento político» esta moción y lamentó la manera «poco elegante y sensible» de presentar el documento. En este sentido, Ivan Sanz aseguró que era «lo peor» que había leído en su carrera política. El edil propuso cambiar esta jornada cultural por una turística en la que se sintieran representados todos los turistas de las diferentes nacionalidades que veranean en Cambrils. Una propuesta que contó con el apoyo del resto de formaciones y que planteó la creación de una mesa de trabajo.

Pero Cs vio este gesto como un «complot» y se negó a aceptar esta transacción. «Esto es lo más oportunista que he visto», dijo Patricia de Miguel a Ivan Sanz. David Chatelain intentó que los concejales de la formación naranja se replantearan su posición ante una oferta «mucho más interesante y equilibrada» pero su respuesta fue negativa. Finalmente la moción se rechazó. 

Temas

Comentarios

Lea También