El confinamiento facilitó que las okupaciones aumentaran un 73% en Salou

Preocupación ciudadana por estos delitos en segundas residencias de la capital de la Costa Daurada

Eduard Castaño

Whatsapp
Refuerzo en la parte inferior de una puerta de un piso de segunda vivienda en Salou. FOTO: Cedida

Refuerzo en la parte inferior de una puerta de un piso de segunda vivienda en Salou. FOTO: Cedida

El fenómeno de las okupaciones en segundas residencias de la costa ha emergido en los últimos meses en gran medida a causa del coronavirus. Muchas familias de fuera del municipio de Salou, que solían acudir en puentes largos, Semana Santa o fines de semana, se han encontrado con la desagradable sorpresa de tener ‘inquilinos’ inesperados al inicio de sus vacaciones de verano y tras varios meses sin visitar la capital de la Costa Daurada.

Los números no engañan. El propio jefe de los Mossos de la región policial del Camp de Tarragona, Josep Maria Estela, ha constatado el repunte de este tipo de delitos en segundas residencias entre los meses de enero y mayo, cubriendo buena parte de este periodo el confinamiento obligado. Las cifras son significativas: las okupaciones en estas viviendas se dispararon hasta el 73% entre enero y mayo en Salou.

«No venía desde febrero»

Expertos inmobiliarios consultados por el Diari señalan que en buena medida esos okupas se habrían aprovechado de la etapa de confinamiento para entrar en el interior de las residencias.    

Pero no sólo se trata de teorías y suposiciones de agentes de fincas. El comisario Estela ya lo había apuntado: «el número de segundas residencias es altísimo y ocuparlas es fácil y aún más teniendo en cuenta que los propietarios no suelen estar habitualmente y que van pocas veces al año», admitiendo que «si no se percatan en pocas hora, poca cosa se puede hacer».

Una de la constataciones más directas de ello la ofrece Alberto Lasheras, un zaragozano que tiene un piso de segunda residencia en Salou y al que acude básicamente en verano y en fiestas puntuales. «No había venido a Salou  desde el Cós Blanc», señala, añadiendo que «me he encontrado que a un vecino que es de Zaragoza como yo se le han colado en su casa. Tuvo que volver y ahora lo ha puesto en manos de un abogado».

El sábado se produjo el caso de  tres personas que fueron pilladas intentado ocupar una vivienda en la calle Carles Roig, bloqueando la puerta de entrada y enfrentándose violentamente con agentes de los Mossos. El caso podría hacer referencia a una primera residencia. 

Pero Salou no es la única localidad de la costa donde se están produciendo estos hechos delictivos. También ha sido denunciado su incremento, aunque en menos medida, en otros municipios de la zona.

Hace un mes, vecinos de una finca del centro de Salou ya se mostraban indignados por sufrir estos actos. En aquella ocasión, alguno de ellos aseguró que pondría una puerta acorazada «porque si no se me volverán a colar dentro».

Temas

Comentarios

Lea También