Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El control del top manta de Barcelona recorta los Mossos en la provincia

El Sindicat de Mossos denuncia que 84 antidisturbios de Tarragona y Terres de l´Ebre se desplazan a diario a la capital

José M. Baselga

Whatsapp
Un control de manteros en Coma-ruga.  Foto: CEDIDA

Un control de manteros en Coma-ruga. Foto: CEDIDA

El Sindicat de Mossos d’Esquadra (SME) denuncia el traslado a diario de agentes de la unidad de recursos operativos de Tarragona, Terres de l’Ebre y Lleida para actuar contra el top manta en Barcelona, donde hay una operación contra los manteros.

El SME destaca que el dispositivo contra la venta ilegal que se lleva a cabo en Barcelona moviliza a 84 agentes antidisturbios con un gasto diario de 4.000 euros en horas extra y desplazamientos de más de tres horas, lo que consideran «inexplicable» y un «derroche».

El sindicato destaca que ese control del top manta barcelonés deja una «gravísima» falta de efectivos en el cuerpo pese a la amenaza terrorista que hay en el país.

Tensión en Coma-ruga

En este contexto, la tensión entre manteros y agentes de la Policía Local de El Vendrell volvió a desatarse sobre las ocho de la tarde del jueves en la zona del puerto de Coma-ruga, cuando los policías realizaban un control para impedir que los vendedores pudiesen desplegar sus mantas.

La situación motivó la detención de cinco manteros y que tuvieran que pedirse refuerzos para evitar que la situación pudiera agravarse.

El encontronazo verbal se produjo en la zona del puerto de Coma-ruga, donde en la localidad acostumbran a colocarse el mayor número de manteros, para desesperación del comercio de la zona, ya que los vendedores ilegales tienen muchos de los productos –al menos, su apariencia es muy similar– que se ofrecen en los establecimientos frente a los que se colocan.

Ante la presión policial, algunos de los manteros se encararon con los agentes, aunque en esta ocasión no llegó a haber contacto físico como hace unos días también en la zona de Coma-ruga.

Entonces dos agentes de Mossos d’Esquadra de paisano se vieron rodeados y empujados por una veintena de manteros y tuvieron que pedir refuerzos de más agentes del cuerpo y de las policías locales de El Vendrell y de Calafell.

La tensión del pasado día volvió a activar las alarmas por la reacción cada vez más violenta de los manteros a los impedimentos para extender las mantas o a la decomisión de productos

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También