Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El hombre que estranguló a Sara en Salou: "Debería haber tomado precauciones"

La Audiencia de Tarragona repite el juicio después de que el TSJC revocara la condena de tres años y medio de prisión
 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El acusado de matar a Sara en Salou, asistido por una intérprete en el juicio que se hace en la Audiencia de Tarragona.

El acusado de matar a Sara en Salou, asistido por una intérprete en el juicio que se hace en la Audiencia de Tarragona.

Este lunes ha comenzado en la Audiencia de Tarragona la repetición del juicio contra Claudio Augusto Santana, el hombre acusado de asfixiar a una chica que ejercía la prostitución en Salou, en agosto de 2016, mientras ésta se encontraba de espaldas y con las manos atadas. En el primer juicio, la Audiencia condenó al hombre a tres años y medio de cárcel por homicidio imprudente. El año pasado el TSJC estimó parcialmente el recurso de la fiscalía, anuló la sentencia y ordenó repetir el juicio. Este lunes, el acusado dijo que no quería matar a la chica y que se equivocó. "Debería haber tomado precauciones para este tipo de prácticas que sabía que eran muy peligrosas", declaró. Santana también ha apuntado que "mezclar" alcohol y drogas.

Durante la presentación del informe, el fiscal Ángel Villafranca ha explicado al jurado popular que durante la vista intentará demostrar que el procesado cogió a la víctima del cuello y por la espalda, y que la estranguló hasta la muerte. Según la fiscalía, no mantuvieron relaciones sexuales "fuertes o duras", y él la mató cuando el servicio sexual contratado ya había terminado y cuando ella ya se había vestido para irse del domicilio del individuo.

El fiscal también ha defendido que la hipoxifília, una práctica que se lleva a cabo para obtener placer sexual mediante el ahogamiento, es "una técnica de alto riesgo" y que "no existen mecanismos de salvaguarda reconocidos que garanticen la posibilidad de practicarlo sin riesgos ". Además, la fiscalía sostiene que, si la chica hubiera sobrevivido, habría sufrido "unos daños cerebrales prácticamente irreversibles o muy graves". La víctima tenía 28 años y era originaria de Lleida.

Santana ha decidido responder sólo a las preguntas de su abogado. "En la cárcel he tenido tiempo de pensar en los hechos y creo que me he equivocado, y que debería haber tomado precauciones para este tipo de prácticas que yo sabía que eran muy peligrosas. Debería haber tomado precauciones para no causar este delito, la muerte de Sara ", declaró, al tiempo que apuntó que se "excedió" con el consumo de drogas y alcohol, que "mezclar".

La fiscalía pide quince años de prisión por un delito de homicidio con la agravante de abuso de superioridad. Por su parte, la defensa reclama la libre absolución del hombre y sostiene que se le debe eximir de los hechos porque iba drogado y bebido, y confesó los hechos a los Mossos. En caso de que se le declarara culpable, el abogado Rafael Cuéllar indicó que, como mucho, habría que imponerle una pena de multa por un supuesto delito de homicidio involuntario.

Temas

Comentarios

Lea También