Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El juez valorará si cita a más testigos por la muerte del senegalés de Salou

La comitiva judicial realizó una inspección ocular del lugar donde falleció Mor Sylla para verificar las versiones de los testigos
Whatsapp
La fiscal, tomando medidas en el balcón desde donde se precipitó Mor Sylla. Asu izquierda, el juez; y a su derecha, un inspector de Mossos. Foto: Pere Ferré

La fiscal, tomando medidas en el balcón desde donde se precipitó Mor Sylla. Asu izquierda, el juez; y a su derecha, un inspector de Mossos. Foto: Pere Ferré

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona valorará esta semana si cita a declarar a más testigos por el caso de la muerte de Mor Sylla, el ciudadano senegalés de Salou que el día 11 de agosto se precipitó desde un tercer piso durante una operación policial contra el top manta. Entre ellos, podrían estar los agentes de los Mossos d’Esquadra que aquel día se hallaban en el lugar de los hechos.

La comitiva judicial -el juez, la fiscal, el secretario, el abogado del hermano de la víctima y agentes de los Mossos d’Esquadra- se desplazó ayer a Salou para realizar una inspección de la zona y tratar de verificar in situ las versiones de los testigos que declararon la semana pasada, y que aseguraron no haber visto contacto físico entre los agentes y el mantero. Llegaron a la plaza Sant Jordi –que estaba acordonada– sobre las 9.30 horas. Y se dirigieron directamente a la cafetería Diamant, desde donde, según sus declaraciones, los dos testigos protegidos pudieron ver los hechos sin percibir ningún forcejeo entre los agentes y Mor Sylla. El magistrado y la fiscal incluso se sentaron en las sillas para tener la misma perspectiva que ellos. «Desde aquí puede verse muy bien», comentó la fiscal durante las verificaciones.

Tras pasarse unos quince minutos en la cafetería, se desplazaron hasta el edificio donde ocurrieron los hechos y subieron al tercer piso. Eran las 9.45. La puerta estaba custodiada por dos agentes de los Mossos d’Esquadra. Minutos después, los miembros de la comitiva aparecieron en el balcón, donde tomaron muchas medidas y trataron de reconstruir todo lo ocurrido el día 11 de agosto. También realizaron fotografías del lugar. Mostraron especial atención a la barandilla y al desagüe del balcón, desde donde cayó el ciudadano senegalés.

A las 10.40 horas, la fiscal, el magistrado, el abogado del hermano de la víctima y los agentes que realizaron la inspección salieron. Los Mossos d’Esquadra levantaron el cordón, y sobre las 10.45 volvió la normalidad.

Expectación vecinal

Su visita levantó de nuevo mucha expectación entre los vecinos, que se dirigían a la prensa intentando averiguar qué había pasado. «¿Otra vez ha lío?», lamentaba una mujer. Pero ayer fue solo una inspección. Otra vecina se preguntaba cómo no había terminado todo aún. Y los comentarios lo ocurrido hace dos semanas aparecieron de nuevo.

La inspección se produjo después de que la semana pasada el magistrado tomara declaración al hermano y a cinco compañeros de piso de la víctima, además de a tres testigos protegidos -dos que estaban en el bar y uno que vio los hechos desde un balcón-. Ninguno de ellos declaró haber visto forcejeo entre los Mossos y la víctima, Mor Sylla. La previsión es que hoy se repatríe su cadáver al Senegal.

Todo ocurrió después de que el sábado, miembros de la comunidad senegalesa salouense pidieran perdón por los disturbios del 11 de agosto, tras la muerte del ciudadano senegalés. En rueda de prensa, apuntaron que acatarán las resoluciones judiciales. Su voluntad -insistieron- es recuperar la buena convivencia con el resto de salouenses.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También