Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mar inunda los barrios marítimos de El Vendrell

El Ayuntamiento niega que hubiese vertidos de fecales y explica el mal olor por el desbordamiento de un depósito pluvial

José M. Baselga

Whatsapp
Para los vecinos eran aguas fecales, el Ayuntamiento explica que la espuma la trajo el mar.  Foto: DT

Para los vecinos eran aguas fecales, el Ayuntamiento explica que la espuma la trajo el mar. Foto: DT

Los vecinos de los barrios marítimos de Sant Salvador y Coma-ruga, en El Vendrell, han vuelto a ver cómo durante los temporales de los últimos días el mar ha convertido sus calles en canales casi navegables.

Además, el desbordamiento de un gran depósito de pluviales que hay en la playa levantó la alarma ya que el agua acumulada generó fuertes olores y los residentes temieron que fueran residuos fecales procedentes de la rotura de algún colector.

El Ayuntamiento ha negado que se tratase de fecales. El concejal de Medio Ambiente, Josep Marrasé, explica que «la espuma que podía verse es la que arrastró el mar y el fuerte olor era por el agua acumulada del depósito que la lluvia intensa hizo desbordar y aflorar a la superficie». El concejal explica que era agua que llevaba mucho tiempo en el depósito «y olía pero no tenía residuos ni era sucia»

En todo caso los vecinos de Sant Salvador y Coma-ruga volvieron a verse inundados por la entrada del mar. La situación es endémica y de difícil solución. En los tramos del Brisamar o de la Plaça de les Palmeres la cota es cero por lo que en caso de fuerte oleaje el mar entra sin dificultad a las calles.

 

Sin salir de casa

Pero esa ‘naturalidad’ de la situación en días de temporal tiene una gran afectación para los vecinos. Además de la inundación de calles que impide a algunos habitantes salir de sus casas, la Policía Local tuvo que cortar por seguridad la principal vía que transcurre por los barrios marítimos.

Algunos restaurantes de la zona criticaron que «la falta de previsión hizo que se perdiesen muchas reservas porque los clientes no supieron llegar». Los mismos propietarios de locales reclaman inversiones en los barrios marítimos. «En Calafell el mar no entra a las calles».

La acumulación de agua y la bajada de la riera obligó a cortar la principal calle entre las 13.30 y las 17.00 horas y en un segundo momento sobre las 20.30.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También