Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mear se va a acabar en las calles de Calafell

El Ayuntamiento pone las primeras denuncias a dos jóvenes por orinar en la calle. Las multas son aplaudidas por los vecinos, pero se abre el debate. ¿Y los niños pequeños? ¿Y los perros?

José M. Baselga

Whatsapp
La estación es un lugar de botellón, peligroso, y que queda lleno de suciedad.

La estación es un lugar de botellón, peligroso, y que queda lleno de suciedad.

Caen las primeras multas por mear en la calle en Calafell. El Ayuntamiento ha puesto dos sanciones de 700 euros a dos jóvenes por ensuciar la calle de esta manera.

Y avisa que será inflexible y que habrá más sanciones. La situación de suciedad que queda en algunas zonas, sobre todo después de las noches de fiesta, preocupaba al Consistorio que ya anunció que perseguiría ese comportamiento incívico.

Los denunciados son dios jóvenes que fueron cazados por la Policía Local. En el caso de que sean insolventes, la sanción llegará a sus padres.

Los vecinos aplauden la medida pero lanzan preguntas como qué pasa con los niños más pequeños cuando los padres se ven en una situación de apuro. ¿Y con los perros que también ensucian la calle?

El alcalde Ramon Ferré explica que los niños pequeños no serán multados ya que el objetivo es ir a por los adolescentes que ensucian la calle y las fachadas de edificios después de una noche de fiesta.

Pero el alcalde señala que debe educarse a los niños para que eviten esa situación y que en todo caso pueden pedir entrar al lavabo de un local.

Los vecinos señalan que los lavabos de los establecimientos son para los clientes y que el alcalde podría sugerirles que en caso de emergencia dejen entrar a los padres con un niño.

¿Y los perros? También tienen multa, explica el Ayuntamiento. De 420 euros, aunque no se ha especificado si la Policía Local ya ha puesto alguna.

La medida de evitar orinar en la vía pública también ha llevado a que los vecinos puedan que se coloquen más casetas de urinario s en la vía pública, sobre todo en el paseo marítimo durante todo el año ya que por allí caminan muchos jubilados.

Ramon Ferré explica que se estudiará dejar más cabinas durante el año, pero recuerda que la medida contra la suciedad está pensada para los adolescentes.

En esa campaña de persecución contra el civismo el Ayuntamiento también ha puesto cuatro sanciones de 750 euros por hacer botellón en la calle.

 

Temas

  • COSTA

Lea También