Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mercado de proximidad y el francés copan el turismo cultural en la demarcación

Este 2018 se celebra el Año Europeo del Patrimonio Cultural. La apertura del Mas Miró de Mont-roig se suma a la oferta existente, que atrae sobre todo al visitante nacional o francés

Mònica Just

Whatsapp
Primeros grupos de visitantes, ayer, en el Mas Miró, un equipamiento que se suma a la oferta de turismo cultural de la demarcación. FOTO: Alba Mariné

Primeros grupos de visitantes, ayer, en el Mas Miró, un equipamiento que se suma a la oferta de turismo cultural de la demarcación. FOTO: Alba Mariné

Este 2018 es el Año Europeo del Patrimonio Cultural. La Costa Daurada tiene muchos atractivos en este ámbito. Y justo esta semana suma una nueva propuesta con la apertura al público del Mas Miró, que guiña el ojo al visitante de proximidad y, al mismo tiempo, se abre al mercado internacional. Pero todavía queda mucho camino por recorrer. A día de hoy, el sol y playa sigue imperando y las propuestas culturales no son la razón principal por la que los turistas eligen este destino. «La idea es tratar de conseguir que la cultura sea el motivo de la visita, pero esto está todavía lejos», explica la directora técnica del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona, Marta Farrero. 

Según los datos del Patronat, un 38% de los visitantes pasaron por equipamientos culturales en 2017. Pero la cifra es mucho menor en cuanto a espectáculos, situándose apenas en un 4,2%. «La mayoría es turismo de proximidad. Sobre todo de Catalunya, aunque también de procedencias  como Aragón, Baleares o Madrid. Y de Francia», señala Farrero. El tema de la internacionalización es también complejo, porque no todos los equipamientos tienen la posibilidad de ofrecer visitas guiadas en distintos idiomas, remarca.

La promoción de la Costa Daurada en este campo se focaliza de momento en los monumentos Patrimonio de la Humanidad, como la Tarraco Romana, Poblet, las Pinturas Rupestres, los castells y la dieta mediterránea (estos dos últimos Patrimonio Inmaterial). «Desde el Patronat de Turisme hace también más de veinte años que damos apoyo a la Ruta del Cister. Y una década que estamos con la del Paisatge dels Genis», explica Farrero. Aunque el vínculo entre turismo y patrimonio no es fácil. «Para nosotros el Mas Miró será un recurso muy importante que se sumará a la oferta este 2018», señala.

El sector quiere aprovechar los enlaces con el Aeropuerto para atraer a más visitantes

Esta semana, de hecho, se realiza una acción en Londres con el fin de dar a conocer la oferta de patrimonio en el mercado británico. Quieren potenciar las propuestas fuera de temporada. Y aprovechar los enlaces que tiene el Aeropuerto de Reus todo el año, explica la directora técnica del Patronat. «Les planteamos las distintas propuestas y las razones para que no nos visiten solo en verano», añade. En este caso, realizan la presentación A Journey of cultural Discovery around Costa Daurada. Y prevén llevar a cabo una acción como esta en Eindhoven, que también tiene conexiones con el aeropuerto.

Coincidiendo con la apertura del Mas Miró, harán promoción en París en otoño, teniendo en cuenta este interés del visitante francés en las propuestas culturales. «Uno de nuestros objetivos es poner en valor que la cultura potencia los atractivos turísticos y el turismo vela por la sostenibilidad de la cultural», señala Farrero.

Jordi Calabuig, responsable del Laboratori d’Innovació i Intel·ligència Turística del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci, remarca que el turismo cultural siempre ha estado presente en la Costa Daurada. Que no es algo nuevo. «Hay sitios más icónicos que son grandes valores. Pero, desde el punto de vista cuantitativo, está a años luz del turismo de sol y playa o del de ocio», afirma.

Una oferta repartida
Pese a que a nivel numérico los datos no sean especialmente destacados, Calabuig subraya como una de les principales virtudes del turismo cultural que hay oferta en todo el territorio. «Es la forma de turismo más democrática que hay desde el punto de vista de activos del territorio», dice.

Señala también el papel de la ruta del Paisatge dels Genis. Considera que la apertura del Mas Miró pone en el mapa de forma más clara a Mont-roig y al propio artista. «Activos hay en todas partes, pero propuestas como esta demuestran que se puede sumar y crear un mensaje paraguas. Como se hizo también en su día con la Ruta del Cister», apunta. En este caso, subraya que, si bien no se trata de turismo masivo, sí que representa mucho para las economías locales.

A nivel de gestión hay muchas diferencias. Los principales iconos turísticos, por ejemplo, están puestos en valor desde hace tiempo. Pero hay propuestas en las que su gestión es mejorable. «Celebrar un año dedicado a este tema ayuda a poner el foco. Quizás las administraciones lo apoyarán más. Se harán actos, eventos... Porque el turismo cultural es claramente un activo», explica Calabuig. Y señala que va mucho más allá de lo que puede parecer a simple vista. «No inventaremos una iglesia románica donde no hay. Pero quizás podamos impulsar una tradición, un evento o una actividad deportiva vinculada a temas patrimoniales», insiste. Y remarca el peso de la gastronomía como un valor cultural esencial.

Premio para el Patronat de Turisme

La nueva página web de la Costa Daurada, un folleto promocional de ciclismo y el mapa turístico de la Costa Daurada y Terres de l’Ebre han recibido un reconocimiento. Han ganado uno de los premios Alimara que otorga el Campus de Turisme, Hoteleria i Gastronomia CETT-UB, con el apoyo del Saló del Turisme B-Travel.

Temas

Comentarios

Lea También