Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mercado municipal de Salou, mermado por el cierre de paradas

La marcha de la tienda de alimentos congelados La Sirena ha dejado toda la parte central vacía. Hay otros dos puestos cerrados
Whatsapp
La cristalera donde estaba ubicada La Sirena, en la parte central del mercado, está vacía desde enero.  Foto: Pere Ferré

La cristalera donde estaba ubicada La Sirena, en la parte central del mercado, está vacía desde enero. Foto: Pere Ferré

El reciente cierre de la tienda de alimentos congelados La Sirena ha dejado tocado al mercado municipal de Salou. Ocupaba toda la parte central, ahora vacía, y era uno de sus principales motores. Su marcha no es la única que se ha producido: anteriormente cerraron otras dos paradas, una pescadería y otra de frutas y verduras. Sólo queda una docena de puestos abiertos. Luce un aspecto más desangelado que de costumbre, con menos trasiego de clientes y menos establecimientos. La crisis es la principal culpable. Los paradistas aseguran que sus ventas han caído hasta un 30% en el último año y reclaman al Ayuntamiento medidas de impulso.

«Que haya paradas cerradas nos perjudica a todos. Lo bueno sería que estuvieran todas abiertas para que entrasen más clientes. Cuanta más competencia haya, mejor», afirma Gabriel Herrera, responsable de la Carnicería Gabi.

Felicidad Vizcaíno, del puesto Pesca Salada De La Cruz Vizcaíno, lamenta que el «el mercado ya no es lo que era, ha dado un bajón importante. El año pasado fue malo y éste ha empezado peor. Los clientes son sobre todo personas mayores, apenas vienen jóvenes. El mercado tiene la etiqueta de ser caro pero no es verdad, tenemos los mismos precios que fuera».

Coincide con ella otro paradista: «El cierre de La Sirena es sintomático. El mercado es un conjunto y en cuanto uno falla, fallamos todos. El flujo de gente que entra ha disminuido. Estamos en un momento malo y el Ayuntamiento debería buscar una solución».

 

Un crisis muy fuerte

Remedios Gómez, de la Pastelería Gil, lleva 28 años trabajando allí. Asegura que nunca ha vivido una crisis tan fuerte como la actual y reconoce que, en alguna ocasión, se ha planteado cerrar: «La situación es muy preocupante y no creo que mejore a corto plazo». En parte, culpa de la bajada de clientes a la apertura de supermercados y grandes superficies en Salou: «La oferta comercial del municipio ha cambiado».

«El mercado está muy flojo. Se ha juntado un poco de todo: el cierre de paradas, la crisis... El Ayuntamiento debería hacer algo cuanto antes para reactivarlo», añade María Moya, de Frutas y Verduras Mª Moya.

El alcalde, Pere Granados, que tras la renuncia de la concejal Reyes Pino ha asumido las competencias de Promoció Econòmica, Comerç, Mercats i Consum, manifiesta que ha mantenido una serie de reuniones con técnicos municipales para estudiar distintas propuestas «para reactivar y dinamizar el mercado desde punto de vista lúdico y comercial».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También