Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El nuevo fondo estatal reducirá el riesgo financiero de Cunit y Creixell

El plan de ordenación permitirá mejorar la estabilidad de ambos ayuntamientos para abrir la puerta, en el futuro, a inversiones
Whatsapp
El Ayuntamiento de Cunit está en una grave situación con una deuda de 32 millones de euros.  Foto: Dt

El Ayuntamiento de Cunit está en una grave situación con una deuda de 32 millones de euros. Foto: Dt

Los ayuntamientos de Cunit y Creixell podrán empezar a reducir su riesgo financiero y mejorar su estabilidad económica en los próximos años. Incluso prevén que en unos dos ejercicios ya podrían estar en capacidad de afrontar inversiones.

El oxígeno lo han encontrado en el nuevo Fondo de Ordenación impulsado por el Estado y dirigido a los ayuntamientos con una deuda tan elevada que les descartó incluso para planes de saneamiento y les impedía pedir más créditos.

Los nuevos sistemas de financiación que permite el Gobierno Central suponen básicamente que los municipios pueden devolver al Estado en mejores condiciones ya que los intereses son más bajos, el dinero que les adelantó para pagar a proveedores. En todo caso, el dinero que se ahorran, debe destinarse a amortizar deuda.

El Ayuntamiento de Cunit vio rechazado su plan de ajuste financiero. Así, para asegurarse de que devolvería el dinero, el Gobierno Central le restaba cada año 2,2 millones de euros de las aportaciones de los impuestos generales del Estado que van a las administraciones públicas.

Esa retención contemplaba unos intereses muy elevados y ahora el Gobierno Central permite bajar al tipo similar a un préstamo bancario, por lo que Cunit sólo verá retenido 1 milón. «Tendremos un millón de ahorro», explica la alcaldesa Montserrat Carreras (CiU). El nuevo fonmdo concede a Cunit 14,9 millones.

La delicada situación del Consistorio prohibe poder realizar inversiones. La deuda del Ayuntamiento es de 32 milones, cuando el presupuesto anual es de 20 millones. Con las nuevas formas de financiación el gobierno de Cunit considera que podrá volver a tener capacidad de inversión para los años 2017 ó 2018.

 

Creixell

En Creixell son 7,8 millones. El consistorio presentó en su día un plan de ajuste para ir devolviendo el dinero del programa de pago a proveedores. Pero la propuesta fue denegada, y ahora podrán tener mejoras en el tipo de interés, además de unificarlo en un vencimiento. «Esto provocaba que estuviéramos incrementando deuda, y no tenía ninguna lógica», apunta el alcalde, Jordi Llopart. El interés que pagaba Creixell era superior al 5%, y ahora pasará al 1,2%. Y es que ha pagado 1,4 millones de euros solo en intereses. «Se trata de reconvertir la deuda heredada en su momento, que en su día no pudo entrar en el plan de proveedores en un crédito con un tipo de interés asequible que permite retornarlo a las arcas del estado», añade.

Aún así, Llopart defiende que para Creixell 10 años son inviables y pide que se alargue a veinte, de modo que con las inversiones ya hechas y otras deudas (en 2018 se supone que ya habrán devuelto toda la deuda con la Seguridad Social y con entidades bancarias) confían tener más recursos para afrontar el pago.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También