Más de Costa

El nuevo parque público de Torredembarra encara la recta final

Está ubicado en la calle Lleida del municipio y su apertura podría estar lista para la segunda quincena de este próximo mes de abril

JOAN BORONAT

Whatsapp
La visita a pie de obra del futuro parque tuvo lugar ayer. FOTO: JOAN BORONAT

La visita a pie de obra del futuro parque tuvo lugar ayer. FOTO: JOAN BORONAT

Una matinal soleada y temperatura primaveral fue el mejor aliado, ayer por la mañana, para la visita de obras a los adelantados trabajos de construcción del que pronto será espléndido parque público en el Carrer Lleida de Torredembarra. Un espacio de algo más de 3.000 m2 de superficie, hasta hace poco utilizado como zona de aparcamiento, y que se prevé esté listo para abrir puertas dentro de un par o tres de semanas.

El alcalde torrense, Eduard Rovira, y el concejal responsable de Via Pública i Mateniment, Raúl García, pasearon detenidamente por el recinto para dar cumplida cuenta de las características de este equipamiento municipal concebido como «pulmón verde para el ocio, solaz para pequeños y mayores o familias enteras, incluso con mascotas», en palabras de Raúl García.

Como señaló el alcalde, «este parque público es un logro largamente acariciado». Fue ideado por Jordi Roig, anterior edil del consistorio local. Ahora se ha «adaptado a las normativas y necesidades del momento», subrayó el máximo responsable municipal.Rovira destacó la importancia del espacio «en una zona densamente edificada, para el disfrute de toda la ciudadanía».

De hecho, si uno se da una vuelta por la zona se percata rápidamente de la perfecta definición de los espacios que la conforman, salvando desniveles a base de diferentes terrazas que se comunican, bien por escaleras y rampas, por aquello de salvar las barreras arquitectónicas. A todo ello, llama poderosamente la atención los muros interiores que limitan los espacios, construidos a base de piedra, al estilo de los márgenes de piedra en seco, tan típicos de la ancestral arquitectura rural; pero en este caso bien consolidados con mortero.

El espacio cuenta con parque infantil, pistas de petanca, una área para socialización de mascotas y animales de compañía y, en su parte baja, un escenario y graderío para espectáculos de pequeño formato «de utilidad para las escuelas, la biblioteca o fiestas de barrio», destacó Eduard Rovira. Este punto será decorado, al igual que el acceso principal, por el Carrer Rodes, con la pintura de sendos murales.

Según se informó, se están barajando distintos nombres para bautizar este parque que conserva parte del arbolado ya existente, como es el caso de algunos algarrobos, a los que se ha unido la plantación de olivos y almeces, además de zona ajardinada con la flora natural autóctona del Baix Gaià, tales como romero y tomillo. Todo esto «tendrá un efecto didáctico de cara a los usuarios más pequeños», quiso resaltar el alcalde.

Se completará la instalación con un doble sistema de iluminación, a distinguir entre la que abarcará el ámbito general y la que, empotrada en los muros de piedra, iluminará los pasillos, además de mobiliario urbano para el reposo y dos fuentes de agua.

Con la construcción del parking del Carrer Filadors se liberó de esta función al del Carrer Lleida, lo que ha permitido destinar el amplio solar a la finalidad a la que estaba destinado. Su ejecución se adjudicó por un presupuesto de 322.924,80 euros (Iva incluído) financiado con recursos propios del Ayuntamiento de Torredembarra y una subvención de 147.613 euros de la Diputació de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También